Qué es la luna azul, el inusual fenómeno astronómico que ocurrirá en agosto

Una vez más vamos a poder disfrutar de un fenómeno astronómico sin igual. Durante este mes va a ocurrir una nueva luna azul y te contamos todos los detalles.

Todos los meses se puede ver una luna llena, no obstante, debido a que el ciclo lunar y el calendario no se encuentran bien sincronizados, cada tres años se finaliza con dos lunas en el mismo mes. Y la que se va a poder ver el próximo 22 de agosto va a ser será la segunda en un mes, por eso se llama “luna azul”.

No obstante, que se llame de esa forma no significa que tenga algo que ver con la tonalidad que tiene nuestro único satélite natural. El nombre se acuño luego de que comenzara a usarse la frase “una vez cada luna azul”, lo cual significaba que era algo muy poco común, según el Centro de Datos de la NASA.

A esta nueva luna llena que vamos a tener en el mes de agosto también se le conoce con otro nombre “luna llena de esturión”, el motivo de este es porque el esturión gigante de los Grandes Lagos y el lago de Champlain en Estados Unidos, se capturaban con mayor facilidad durante esta temporada. La próxima luna Azul va a ser el 22 de agosto.

Cabe destacar que, a pesar de que en esta oportunidad el disco del satélite se verá blanco, esto no significa que las lunas azules jamás hayan existido. A lo largo de la historia, numerosas poblaciones nativas aseguraron haberla visto de ese color, pero la explicación es distinta.

Sobre esto, según explicaron desde la NASA, hubo un tiempo en el que las personas veían lunas azules casi todas las noches: “Lunas llenas, medias lunas, lunas crecientes: todas eran azules, excepto algunas noches en las que eran verdes”.

Qué es la luna azul, el inusual fenómeno astronómico que ocurrirá en agosto

El motivo de que eso ocurriera se deben a algunos desastres naturales, un ejemplo fue en 1883, cuando una gran explosión sacudió a la India. El volcán Krakatoa había entrado en erupción. A unos 600 kilómetros de distancia, los pobladores escucharon el estruendo. Automáticamente comenzaron a ver las columnas de ceniza que salieron del cráter se elevaron hacia la parte superior de la atmósfera, e hicieron que la Luna se tiñera de azul.

El cambio se debió a la estructura de estas cenizas, compuestas de partículas de aproximadamente un micrón de ancho. Un tamaño impide filtrar la luz roja, y deja pasar únicamente otros colores.