El peligro de sacar la parte podrida de la comida y comer el resto

Muchas veces nos arriesgamos a comer comida que “se pasó” para no desperdiciar, sin saber que afecta a tu salud.

La ciencia explica por qué no tenes que sacarle la parte “podrida” a la comidaMuchas veces nos arriesgamos a comer comida que “se pasó” para no desperdiciar, sin saber que afecta a tu salud.

A quien no le paso de ver comida con pedazo podrido o con moho, cortar esa parte y de igual manera ingerirlo. Bueno tenemos que decirte que la ciencia comprobó que esto es más que peligroso para tu salud.

Nosotros no lo vemos pero ese hongo ya se esparció por toda la comida y a pesar de que cortemos ese pedazo, todo lo demás ya está infectado y puede producir micotoxinas, un compuesto que ataca nuestro organismo.

La ciencia explica por qué no tenes que sacarle la parte “podrida” a la comidaMuchas veces nos arriesgamos a comer comida que “se pasó” para no desperdiciar, sin saber que afecta a tu salud.

Son pocas personas las que conocen la existencia de micotoxinas en los alimentos, y es que estas no son tan “populares” como por ejemplo la Salmonella, Listeria o Escherichia coli.

Recientemente la Unión Europea confirmó que hay un alto nivel de alimentos que contienen este compuesto y que generalmente se encuentran en el sector agricultor.Entre un 60 y el 80% de las cosechas a nivel mundial podrían estar contaminadas por micotoxinas y todavía se desconoce la fórmula para poder evitar que se siga propagando.

La ciencia explica por qué no tenes que sacarle la parte “podrida” a la comidaMuchas veces nos arriesgamos a comer comida que “se pasó” para no desperdiciar, sin saber que afecta a tu salud.

Hasta el momento se conocen más de 400 tipos de micotoxinas que podemos encontrar en nuestra comida. La ingesta leve de estas a lo sumo pueden provocar problemas gastrointestinales pero son pocos los casos registrados.

Los casos más graves están relacionados a una ingesta de grandes cantidades de este compuesto de comidas en condiciones higiénicas muy pobres. Los mismos pueden llegar a provocar tumores y hasta cáncer de hígado.

Las comidas donde más se puede encontrar este compuesto son cereales y sus derivados, las frutas y los frutos secos, carne, productos lácteos, especias.

Entre los mencionados, los cereales suelen ser la principal fuente de micotoxinas, debido a que el compuesto resiste todos los procesos a los que se someten los granos antes de su venta.

Para evitar que en nuestra comida se desarrollen los hongos debemos evitar la humedad y temperaturas cálidas. Por eso, hay que guardarla en un lugar fresco y seco y en caso de presenciar una zona podrida, tirarla de inmediato.