Dan de alta a la bebé prematura “más pequeña del mundo” tras pasar 13 meses en un hospital de Singapur

Kwek Yu Xuan pesaba al nacer a 212 gramos y 6,3 kilos en el momento de salir del centro sanitario

Cuando Kwek Yu Xuan nació el pasado mes de junio en Singapur pesaba 212 gramos. Trece meses después, la niña salió del hospital con 6,3 kilos, reporta el diario Straits Times. . Sus padres tienen que conectarla a un ventilador de oxígeno, debido a una enfermedad crónica pulmonar que le impide respirar con normalidad, pero la pequeña ya es capaz de gatear y de alimentarse con biberón.

Imagen
Imagen

El Hospital Universitario Nacional de Singapur dio el alta a la pequeña el pasado 9 de julio, pero los detalles de su historia solo han salido a la luz este sábado. 

Xuan está considerada como “la bebé más pequeña” que sobrevive a un alumbramiento prematuro, precisa el medio. Hasta ahora el récord recaía en una niña que nació en diciembre de 2018 con 245 gramos, según aparece recogido en el Registro de los Bebés más Pequeños de la Universidad de Iowa (EE.UU.).

Toda una operación de improvisación

El nacimiento de Xuan fue una noticia inesperada para sus padres, Kwek Wee Liang y Wong Mei Ling. La pareja, que tiene su residencia permanente en Singapur, estaba planeando viajar a Malasia, donde viven los padres de él, para reunirse con su hijo de cuatro años, pero el 8 de junio de 2020 Wong dio a la luz a Xuan cuatro meses antes de tiempo.

Los médicos tuvieron que recurrir a la cesárea, ya que la madre sufrió preeclampsia o hipertensión arterial durante el parto. Además, los especialistas tuvieron que lidiar con otro problema inesperado, ya que la bebé era tan pequeña que no podían someterla a distintos test para monitorear su salud, ya que podrían causarle sin querer alguna una herida abierta.

“Tuvimos que innovar y encontrar algunos métodos improvisados para tratarla […]. Era tan pequeña que hasta el cálculo de su medicación tenía que ser con decimales”, recuerda Yvonne Ng, consultor en el departamento de natalidad de la clínica. Los doctores tuvieron que arreglárselas también para rehacer los pañales, cortándolos a un tamaño minúsculo, al no encontrar a un suministrador capaz de proveérselos.

En total, la factura por todos estos servicios rondó los 200.000 de dólares, que la pareja pudo sufragar gracias a los fondos recaudados en la plataforma de micromecenazgo Give Asia. Tras acumular un total 300.000 dólares, los padres tienen previsto destinar la mitad de la suma restante a cubrir las futuras necesidades de la niña, mientras que la otra parte la entregarán a familias necesitadas.

Fuente: RT