Presentaron un proyecto para reducir la jornada laboral en todo el país: cómo sería

Lo propuso Hugo Yasky en una iniciativa que busca cambiar la jornada laboral de 48 a 40 horas semanales, pero manteniendo los mismos salarios.

Presentaron un proyecto para reducir la jornada laboral en todo el país: cómo seríaEl proyecto de ley para reducir la carga horaria de la jornada laboral.

El proyecto de ley presentado este miércoles estuvo a cargo del diputado del Frente de Todos, Hugo Yasky. La idea principal es reducir la jornada laboral a 40 horas semanales en los trabajadores de toda la Argentina. Según explicó, la iniciativa no busca bajar los salarios.

El objetivo es “distribuir más equitativamente un bien escaso como el empleo”, aclaró el legislador y se refirió a la carga horaria que hoy en día tiene nuestro país. “Argentina tiene una de las jornadas laborales más extensas, de 48 horas semanales, fijada hace 101 años por la OIT. Sí, hace 101 años”.Yasky lo escribió en su perfil de Twitter, donde compartió un adelanto del proyecto introducido en la Cámara de Diputados. Dijo que los índices de desocupación son alarmantes.

Por lo pronto se trata de un proyecto que determina que “la duración del trabajo no podrá exceder de ocho horas diarias o cuarenta horas semanales para toda persona ocupada por cuenta ajena en explotaciones públicas o privadas aunque no persigan fines de lucro”.

Presentaron un proyecto para reducir la jornada laboral en todo el país: cómo seríaEl proyecto de ley que presentó Hugo Yasky para reducir la jornada laboral.

Lo que se entiende es que se aplicaría tanto a personal del ámbito público como del privado. Las fundaciones, organizaciones sin fines de lucro y organizaciones no gubernamentales también estarían alcanzadas por el cambio en la jornada laboral, pero no así los negocios o empresas familiares.

Según contó el legislador, esta norma de jornadas de trabajo de no mas de ocho horas también fue aplicada en muchos países del mundo mostrando buenos resultados: Chile, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Japón e Islandia.

El caso de Islandia es el más exitoso. Entre 2015 y 2019 se redujo la semana laboral a cuatro días y se demostraron mejoras en la productividad. Según el estudio, la reducción en la jornada laboral hizo que los trabajadores encuentren un mejor balance entre su vida personal y su trabajo.

En Japón se consiguió un aumento del 39,9% en la productividad y un ahorro del 23,31% en la electricidad. El dato curioso es el de la baja del 25,4% en la cantidad de días libres que pedían los empleados.