Qué le pasa a tu organismo si comés ajo todos los días

El ajo se utilizó a lo largo de los siglos en las medicina antiguas por la cantidad de beneficios terapéuticos que tiene.

Qué le pasa a tu organismo si comés ajo todos los díasEl ajo presenta múltiples beneficios para el organismo.

A pesar de que el ajo se utiliza mucho comoaromatizante en la cocina, también es conocido por ser un alimento que se usó como medicina a lo largo de la historia antigua y moderna. El mismo se relaciona con otras especies, como la cebolla, el cebollín, o el puerro.El ajo es rico en manganeso, vitamina B6, vitamina C, selenio y fibra. En menor medida, también aporta calcio, cobre, potasio, fósforo, hierro y vitamina B1. Con solo un diente al día, lo que equivale a unos 3 gramos, es posible disfrutar de sus beneficios. Sin lugar a dudas, se trata de un alimento con muchas propiedades, nutritivo y bajo en calorías.

Una investigación concluyó en que el ajo en tubos de ensayo puede matar células cancerosas. El estudio se realizó con más de 40 mil mujeres de mediana edad y se descubrió que aquellas que consumían ajo con regularidad, tenían un 35% menos de riesgo de cáncer de colon.

Según un estudio publicado en la revista Advances in Therapy, el ajo ayuda a prevenir el resfriado común. Es que una sola dosis diaria, reduce las posibilidades de resfriarse hasta en un 63%, ya que el mismo refuerza el sistema inmune.

Otro estudio de National Library of Medicine demostró que el ajo funciona como antiinflamatorio. Los científicos creen que la inflamación es un impulsor de las enfermedades crónicas como la artritis. En tanto, este alimento ayuda a inhibir la actividad de ciertas proteínas inflamatorias.

Asimismo, las investigaciones indican que puede tener un impacto positivo en las arterias y la presión arterial. Los especialistas expusieron que los glóbulos rojos convierten el azufre del ajo en sulfuro de hidrógeno que expande nuestros vasos sanguíneos, lo que facilita la regulación de la presión arterial.Los beneficios para la salud del ajo son abundantes, pero abusar de él puede generar problemas. Ciertos compuestos que se encuentran en el ajo crudo pueden irritar el tracto digestivo, lo que podría causar una sensación de ardor en el pecho o el estómago. Por eso, las personas que sufran enfermedades gástricas deben limitar el consumo.