Se casó, se separó y pidió anular el matrimonio al descubrir que su pareja era “un mantenido”

Una mujer se casó y al descubrir una serie de mentiras por parte de su pareja, decidió separarse y luego pedir la nulidad de su matrimonio.

Se casó, se separó y pidió anular el matrimonio al descubrir que su pareja era "un mantenido"Luego de casarse descubrió que su pareja era un “mantenido” y pidió anular el matrimonio.

Al momento de casarse, una mujer oriunda de Santa Fe tenía una imagen de su pareja y no dudó en dar el sí. Sin embargo, tiempo después descubrió que el hombre no trabajaba y tenía hijos extramatrimoniales. Por tal motivo, decidió separarse y pedir la nulidad de su matrimonio. Sin embargo, la Justicia rechazó el pedido realizado.

En las últimas horas trascendió a través de las redes sociales un particular caso presentado por una mujer de 34 años. La Justicia de Reconquista, Santa Fe, falló en contra de su pedido para anular el matrimonio tras descubrir que había sido engañada por su ex pareja. Al respecto, su abogado indicó que mientras eran novios, él le dijo que era trabajador y no tenía hijos.

Se casó, se separó y pidió anular el matrimonio al descubrir que su pareja era "un mantenido"Tweets del abogado de la mujer que pidió anular el matrimonio.

Sin embargo, luego de casarse la joven descubrió que su pareja era un “mantenido” y tenía hijos extramatrimoniales. Por tal motivo, decidió separarse y remarcó que de haberlo sabido antes no hubiera accedido a la boda. Pese al reclamo de nulidad realizado luego de haberse divorciado, la Cámara de Apelaciones lo rechazó en dos instancias.

El abogado de la mujer, Maximiliano Hairabedián usó sus redes sociales para dar a conocer el hecho y remarcó que su defendida “reclamó la nulidad después de haberse divorciado porque dijo que recién ahí se enteró que el ex marido ya tenía hijos”.

En cuanto a los motivos de rechazo presentado por la Justicia, la nulidad del matrimonio no se puede otorgar debido a que no interesa conocer si el carácter o trabajo cambió luego de casarse. Además, “la nulidad de matrimonio por vicio del consentimiento -como el error o dolo alegados- caduca pasados 30 días de la convivencia una vez conocido el vicio”, detalló el abogado.

A su vez, se considera que luego de los 30 días “se presume la subsanación o purga del vicio sin importar su gravedad”, detalló. Además, la Justicia remarcó que “no se puede disolver lo ya disuelto” dado que la pareja se divorció y luego fue pedida la nulidad.