Una mujer descubre un video suyo en Pornhub publicado sin su consentimiento y crea una ‘app’ para ayudar a otras víctimas

Una mujer china de 25 años cuyo seudónimo es Tisiphone —en honor a una de las tres deidades femeninas de la mitología griega relacionadas con el espíritu de la venganza— descubrió que un video en el que ella aparecía fue publicado en Pornhub sin su consentimiento, informó este domingo South China Morning Post.

El año pasado, un amigo de la joven la llamó para advertirle que su imagen constaba en un video de la página web pornográfica. “Mi primera reacción fue que debía ser un error. ¿Cómo podría ser yo?”, explicó la mujer, que no quiso revelar su identidad.

¿Qué sucedió?

Sin embargo, al abrir el enlace vio que se trataba de un video íntimo que había sido grabado sin su permiso hace unos siete años mientras vivía en Estados Unidos. “Yo era muy joven, una adolescente. No tenía idea de que ese monstruo me había filmado en secreto”, continuó.

En este sentido, aseguró que fue realmente devastador. “Me considero una persona muy fuerte y bien educada, pero ese fue el momento en el que literalmente me detuve y pensé: ‘no puedo vivir más, no quiero vivir más'”, continuó, confesando que estuvo a punto de suicidarse.

Tras comunicarse con una de sus amigas que había estudiado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard, consiguió el contacto de un bufete de abogados dispuesto a tomar su caso. Por el momento, ha logrado que su video fuera eliminado de todas las páginas excepto de un sitio web turco.

“Duele mucho”

La mujer, que trabaja para un equipo de políticas de contenido de una importante empresa de tecnología estadounidense, denuncia que casos como este no son una prioridad para las autoridades. “Incluso cuando muestras pruebas, la mayoría de las veces no se hace justicia. Es realmente frustrante y duele mucho”, explicó.

Por ello, la joven decidió desarrollar una aplicación de reconocimiento facial llamada Alecto AI, cuya plataforma espera lanzarla antes de fin de año para ayudar a miles de supervivientes afectados por la misma causa.

“Veo esto como una salvación. Al ayudar a otros, estoy haciendo algo que me ayuda a curarme a mí también”, indicó Tisiphone. “Fue tan traumático. Pero ahora tengo que volverme mucho más fuerte. Siento que este es mi destino. Nadie merece morir por esto”, concluyó.

Fuente: RT