Todo vuelve: porqué los pañales y toallitas femeninas de tela son cada vez más usadas

El calentamiento global ya no es una teoría, un punto de vista, una ideología o una simple posibilidad; existe. Ya no estamos en los tiempos de Al Gore vs Bush, cuando se ponían en duda ciertas cuestiones políticas en discusión por la falta de fundamento científico a ciertas cuestiones. Más allá de los negacionistas, está a la vista de todos que es necesario contrarrestar este fenómeno individual y colectivamente.

Como la pequeña pero gigante activista Greta Thunberg dijo: “Ya no alcanza con lo que hagamos cada uno, ahora debemos hacer más”. Así comienza el último disco de la banda The 1975, con un instrumental hermoso y el discurso ambientalista de Greta a capella. Es que el ambientalismo se ha metido hasta en el Rock ‘n Roll, cosa que era inimaginable unas décadas atrás. Pero sí, se ha metido en cualquier paradigma rutinario de nuestras vidas. Las ecobotellas, el reciclaje, la división de residuos, ya son lenguaje común a nuestros oídos, y es así como también ha sabido hacerse un hueco en una de las industrias que más desechos genera en el planeta: los pañales.

Los pañales de tela son cada vez más usados por padres y madres consumidores. Además del ahorro a largo plazo, el impacto ambiental que tiene es incomparable. El pañal de tela es saludable, son 100% naturales hechos con algodón, cuida la piel de bebé, y evita infecciones como la dermatitis. También evita la sudoración excesiva, y por ser tan suaves, evita irritaciones. Asimismo, desde el punto estético y comercial de la cuestión, hay millones de modelos disponibles con distintos dibujos, formas y colores.

Cabe destacar que también hay ciertas cuestiones que hay que tener en cuenta. Deben ser lavados constantemente, a mano y por máquina para evitar residuos o desechos. Se debe tener mucha paciencia y cuidado. Se puede complicar su guardado si estás en la calle. Acá la clave es bajar el consumo de desechables. Es como las dietas flexitarianas. Es vital bajar el consumo de carne, no desembarazarse del mismo. Poco a poco, así se van logrando los objetivos.

Desde un punto de vista ecológico, se pueden reutilizar más de 1000 veces y tardan 500 veces menos en degradarse que los desechables.

Además, ahorran agua. 15 litros se gasta en lavar 20 pañales de tela mientras que para la producción de los desechables se necesitan más de 500 litros para cada uno. Cierra por todos lados. Otro dato que te puede interesar, es que un bebé gasta en promedio 7000 pañales durante su vida, lo cual genera un porcentaje altísimo de la basura de toda una ciudad. Junto a la industria de la comida rápida, son las que más desechos generan.

Algo muy parecido pasa con las toallitas femeninas reutilizables. Además de ser sustentables, la mayoría de las mujeres que las probó, las consideran más cómodas, además del ahorro de costos en esta dificil situación económica. Por ejemplo, en Coto al dia de hoy (Julio de 2021) el paquete de 16 toallitas Always tiene un costo de $140, y en Carrefour ofertas, los protectores diarios, de los cuales también existen versiones ecológicas, están a $430 por 100 unidades. Y si se utiliza junto a la copita puede ser una combinación que nos evite años de sufrimiento climático y corporal también. Es que cada toallita femenina tarda alrededor de 500 años en degradarse.


¡Todos lujos que no estamos en posición de darnos! Porque como reza el antiguo proverbio hindú popularizado por Mahatma Ghandi, “La tierra no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos”.