La vaca más pequeña del mundo: mide 50 centímetros y pesa 24 kilos

La vaca más pequeña del mundo se ha convertido en una celebridad luego de ser descubierta en una granja ubicada en Charigram, a 30 kilómetros de Dhaka la capital de Bangladesh. Rani mide solo 50 cetímetros de alto, 66 centímetros de largo y pesa solo 24 kilos.

Rani es una vaca Bhutti o butanesa que es apreciada por su carne en Bangladesh. Los otros Bhuttis de la granja tienen el doble del tamaño de Rani.

Después de que se conociera su historia, miles de personas vencieron las restricciones nacionales de Covid para viajar a la granja y ver a la vaca de 23 meses, e incluso han llegado al lugar equipos de televisión y reporteros internacionales, lo que convirtió al pequeño animal en un motivo de interés mundial.

La postularon como nuevo récord Guinness

Los dueños de Rani afirman que es 10 centímetros más baja que la vaca más pequeña reconocida actualmente por los récords mundiales Guinness, Manikyam, de la raza Vechur, que medía 60 centímetros de altura en junio de 2014. Por este motivo han solicitado que su estatura sea reconocida oficialmente con el nuevo récord y, por parte de la organización, se les prometió una decisión en el lapso de tres meses.

Fue tan grande la difusión en los medios de Bangladesh que la vaca se convirtió rápidamente en una atracción. “La gente recorre largas distancias a pesar del bloqueo del coronavirus. La mayoría quiere tomarse selfies con Rani”, dijo Hasan Howlader, gerente de la granja Shikor Agro. “Nunca había visto algo así en mi vida. Nunca“, comentó Rina Begum, de 30 años, que viajó a conocer a Rani desde un pueblo vecino.

“Más de 15.000 personas han venido a ver a Rani solo en los primeros tres días cuando se conoció la noticia. Hablando honestamente, estamos cansados”, comentó el gerente de la granja.

Sajedul Islam, el veterinario jefe del gobierno para la región, dijo que Rani es un producto de la “endogamia genética” y es poco probable que crezca.

Además agregó que le había dicho a los dueños de la granja que traten de restringir el número de personas que llegan a visitar la vaca. “Les dije que no deberían permitir que tanta gente se amontonara en la granja. Pueden ser portadores de enfermedades que amenazan la salud de Rani“, dijo.

“No esperábamos un interés tan grande. No pensamos que la gente dejaría sus hogares debido al empeoramiento de la situación del Coronavirus. Pero han venido aquí en masa”, comentó el veterinario. /TN