Una mujer se durmió en un parque y un ratón le comió un ojo

Una mujer de Australia fue mordida en su globo ocular mientras dormía. Las autoridades reportaron que la esposa de un granjero se despertó con un ratón sobre su cara en medio de la mayor plaga de roedores en 30 años. Fue trasladada de urgencia al hospital después de despertarse horrorizada la semana pasada, mientras decenas de millones de ratones atormentan a comunidades de todo el país.

Decenas de millones de ratones arrasadores han golpeado ciudades en Australia En la imagen se muestra un ratón muerto en la propiedad del agricultor Norman Moeris mientras partes de Nueva

Este caso se suma a otros casos similares, como el de un granjero quien reportó que estaba profundamente dormido cuando sintió que algo pequeño le cruzaba la cara. Mick Harris, que vive en Narromine, a unas 250 millas tierra adentro de Sydney, dijo: “Sentí una sensación peluda y cosquilleante cuando se arrastró desde detrás de la oreja hasta mi mejilla”.

“Hizo que mi piel se erizara. Mi cabello se erizó y salté de la cama”, contó Harris. Quien además relató que durante el resto de la noche no pudo volver a dormir hasta que atrapó al ratón con una trampa colocada debajo de su cama. Su esposa experimentó un horror similar semanas antes cuando sintió que algo le mordía el dedo anular mientras dormía. Mick, de 35 años, agregó: “Estaba horrorizada. Tenemos dos nenes”. Una de sus mayores preocupaciones son sus hijos. “Te preocupa que cuando se despiertan llorando sea porque tienen un ratón en la cama“.

Esta imagen compartida en Facebook por el corredor de propiedades Matt Hansen grafica la situación que se vive en Australia. “Mi compañero Bradley Wilshire en la propiedad contigua a la nuestra … 500 ratones atrapados anoche” (Foto: Facebook / Matt Hansen Real Estate Dubbo)

Los estragos de la plaga

Los brotes se extienden por 1.000 km desde Brisbane hasta Melbourne y han causado estragos en las comunidades agrícolas durante casi un año. Se hicieron peticiones para que la plaga de ratones sea declarada un “desastre natural”, con el fin de que los australianos puedan reclamar los pagos del seguro después de que una casa fue incendiada, los autos fueron destruidos y las cosechas diezmadas.

A medida que llega el invierno australiano, los propietarios de viviendas y automóviles se han visto obligados a lidiar con ratas y ratones que se desplazan en busca de lugares más cálidos para vivir. Los roedores comieron los cables eléctricos y provocaron un incendio en una casa en Narrabri, Nueva Gales del Sur, mientras que varios vehículos resultaron dañados.

Shirilee Jackson, de 31 años y madre de tres hijos, que vive en Mandagery, Nueva Gales del Sur, dijo que un enjambre de ratas y ratones dejó su auto dañado sin posibilidad de reparación en solo una noche.

Ella le dijo en una entrevista: “Me desperté a las cinco de la mañana y encontré que los cinturones de seguridad estaban carcomidos, la unidad de calefacción, el piso, el reposacabezas y el asiento de seguridad del niño masticados”.

Andrew McKenzie, un mecánico en Orange, dijo que el daño causado por la infestación de roedores estaba empeorando y que “ahora tiene que reparar hasta cuatro autos por día”.

Las principales compañías de seguros en Australia les han dicho a sus clientes que el seguro general de hogar y contenido y el seguro de automóvil no protegen contra ratas y ratones a menos que haya otros efectos, como incendios o inundaciones. /TN