Las gemelas Pollock, el caso de reencarnación que la ciencia no sabe explicar

El caso de las gemelas Pollock es algo que al día de hoy sigue sorprendiendo a todos y que nadie logró explicar.

Las gemelas Pollock, el caso de reencarnación que la ciencia no sabe explicarEl caso de las gemelas Pollock es algo que al día de hoy sigue sorprendiendo a todos

En la década del 50 ocurrió aun hecho que aún hoy sigue sin una explicación concreta. Hablamos del caso de las gemelas Pollock, el cual es uno de los más enigmáticos e inexplicables que existen sobre la reencarnación en todo el mundo. Y aunque ya pasaron más de 70 años, no hay explicación científica sobre esto.

En su primera vida las jóvenes niñas eran Joanna de 11 años y Jacqueline, de 6 años. Ellas se encontraba corriendo a la iglesia para poder reservar un asiento completo para toda la familia, pero un vehículo las choco antes de lograr su cometido.

En ese momento ambas nenas perdieron la vida por el fuerte golpe que sufrieron. Los padres de las menores tuvieron que vivir ese momento doloroso, pero con el paso del tiempo, la mamá de ellas llamada Florence volvió a quedar embarazada, esta vez de gemelas.

Las gemelas Pollock nacieron el 4 de octubre de 1958, con una diferencia de 10 minutos, las mismas se llaman Gillian y Jennifer. Hasta ahí todo era normal, pero algo ocurrió cuando cumplieron, lo cual comenzó a asustar a sus padres.Y es que las pequeñas empezaron a pedir los juguetes que les pertenecían anteriormente a sus hermanas difuntas y, curiosamente, ellas las llamaban ‘Mary y Susan’, igual que lo hicieran sus difuntas hermanas tiempo atrás.Las gemelas Pollock, el caso de reencarnación que la ciencia no sabe explicarEl caso de las gemelas Pollock es algo que al día de hoy sigue sorprendiendo a todos

A medida que iban creciendo fueron ocurriendo más y más de estas similitudes. Gillian contaba con el mismo temperamento que la mayor de las hermanas que habían fallecido, mientras que Jennifer tal cual la pequeña Jacqueline.

Otra cosa que ocurrió con las gemelas Pollock es que, a los 5 años, las escucharon hablar entre ellas y dijeron: “no quiero que me vuelva a pasar, fue horrible. Mis manos tenían sangre, mi nariz y mi boca, tampoco podía respirar”. En ese momento Gillian le contestaba: “parecías un monstruo, algo salió de tu cabeza y estabas toda roja”. Recordaron en esa conversación justo cuando se cumplía un aniversario del accidente de sus hermanas. Tras una cierta edad, las dos menores comenzaron a dejar de recordar su pasado.