Recibió una donación para comprarse una casa y la gastó en un Mercedes Benz

Malika Chalhy es italiana, tiene 22 años y conmovió a todos luego de contar en medios locales que sus padres la habían echado de su casa cuando ella confesó que era lesbiana. A partir de su historia, muchos decidieron ayudarla y colaborar con una donación para que la chica pueda comprarse una casa.

Así fue como su prima abrió dos cuentas en la página GoFundMe donde recaudó 185 mil dólares.Sin embargo, en vez de la donación para adquirir una vivienda, se compró un Mercedes Benz Clase A. La información trascendió cuando Malika compartió en sus redes sociales una foto manejando el auto de alta gama. Cuando sus seguidores le preguntaron a quién pertenecía el vehículo, dijo que a los padres de su pareja (con quien convive en Milán).

Mientras las dudas se acrecentaban, reconoció la verdad: “Quería darme un capricho. Me compré un buen coche, podría haberme comprado uno pequeño y no lo hice. Si mentí sobre el coche es porque me encerraron, me metieron en un armario…”. Además, la chica se compró un perro Bulldog francés, que pagó 3.000 dólares.“Se llevó el perro más caro. No la reconocí al principio, pero luego lo supe. Gastó 3.000 dólares pagó con dos transferencias bancarias, una el 15 de mayo y la otra el 21 de mayo. Se llevó el más caro”, reveló un vendedor al medio TPI.

n medio de tanta polémica por el destino de la donación, Malika eligió las redes sociales para aclarar la situación. “Llegué a Milán para reconstruir mi vida a salvo y lejos de los que me asustaban y al no tener el coche que necesitaba para todos los compromisos sociales y ahora laborales compré uno intercambiando el mío y me llevé uno de segunda mano”, escribió.“Sí, es un Mercedes, un coche que me permite no quedarme a pie en estos largos viajes y que me acompaña el mayor tiempo posible. Considerando que no sé qué será de mi mañana, trato de encontrar estabilidad en un momento en el que la tierra tiembla bajo mis pies”, concluyó en su cuenta de Instagram @malikachalhy.