Cuál es la temperatura en que los perros y gatos empiezan a sentir frío

Al igual que las personas, los perros y gatos también sufren el frío y por eso, es importante saber a partir de qué temperatura lo empiezan a sentir.

Con la llegada de la temporada invernal, las mascotas también deben cuidarse del frío. Y es que los perros y gatos también sufren de las temperaturas bajas. Por eso, es importante saber a partir de qué momento sienten frío para protegerlos y evitar que se enfermen.

Si bien las mascotas cuentan con un pelaje que los protege del frío, también hay que prestar atención sobre qué situaciones podrían exponerlos a temperaturas bajas. Y es que tanto perros y gatos pueden sufrir algún tipo de enfermedad en caso de pasar gran parte del tiempo al aire libre. De modo que hay que protegerlos y cuidarlos de dicha exposición.

De acuerdo a los especialistas, un cachorro puede sentir frío entre los 7°C y los 12°C. Mientras que los perros adultos lo sienten a partir de los 8°C. Si bien el pelaje les ofrece una importante protección, no resulta suficiente, y al igual que las personas, pueden llegar a padecer enfermedades graves. De hecho, se indicó que a partir de los -6°C los perros pueden sufrir hipotermia.

En cuanto a los gatos, se indicó que estos sienten frío cuando la temperatura está por debajo de los 22°C. Por tal motivo, los especialistas destacan que si una persona tiene frío, lo más probable es que perros y gatos sientan lo mismo y por eso, es importante protegerlos en especial, porque las bajas temperaturas afectan de distintas maneras según la edad y tamaño de la mascota, informó el sitio El Diario.

Si los perros y gatos viven dentro de la casa, se debe evitar los cambios bruscos de temperatura, por eso, hay que prestar atención a cómo está el clima afuera y evitar que se mojen con la lluvia. En cambio, si viven afuera, lo ideal es darles un espacio para que se protejan del frío y no duerman de manera directa sobre el suelo, por eso, se recomienda ponerles una superficie cómoda como una frazada o colchoneta. Más allá de dicha protección, también se los debe alimentar bien y una constante hidratación. En caso de ser necesario, aplicarles ropa, en especial para perros de edad avanzada debido a que suelen sufrir de artrosis.