Fue a comer un pancho y dejó más de 1 millón de pesos de propina

La mesera de un restaurante de New Hampshire, en Estados Unidos, se llevó una sorpresa realmente grande cuando recibió una propina enorme por parte de un cliente que gastó un 3700 pesos.

Aunque parezca curioso y hasta falso, sucedió de verdad, sucedió a mediados de este mes cuando un cliente, quien no fue identificado, cuando terminó de comer, dejo una muy generosa propina para la mesera que lo atendió.

El hombre se pidió en la noche del pasado 12 de junio, dos panchos con chile, chips de pepinillos fritos y algunos en el restaurante Stumble Inn Bar and Grill, en Londonderry, a unas 45 kilómetros al sureste de Concord, Estados Unidos.

El hecho obviamente llamó la atención de los medios locales que se enteraron del curioso episodio porque desde la cuenta de Twitter del local gastronómico, contaron lo sucedido. “Es una especie de hombre misterioso”, contó la camarera Michelle McCudden.Gastó 38 dólares en un restaurante y dejó una propina de U$S 16.000El bar de la propina fue el Stumble Inn Bar and Grill, en Estados UnidosAdemas, agregó que hace mucho tiempo que trabaja en locales gastronómicos y nunca le había sucedido algo parecido.

Por su parte, el dueño del restaurante, Mike Zarelle, al principio pensó que había leído mal el ticket.Sobre el hombre que dejo la propina, no se conoce mucho: “Vio pasar las papas fritas en vinagre y me dijo: ‘Oye, quiero una de esas’”, dijo la mesera y cuando llegó el momento de pagar, la chica quedó asombrada y fue a hablar con el dueño del local, porque también pensó que había sido un error.

El reparto de las propinas varia dependiendo del lugar, hay algunos que acostumbran a quedarse con lo que les dan y hay otros restaurantes que prefieren hacer un poso en común y al final del día, dividirlo entre todos los que trabajaron ese día. Justamente, esa noche trabajaron ocho personas, por lo que se repartieron el dinero entre los meseros y los cocineros del local, que no podían de salir de su asombro. “Subimos y le dimos las gracias”, dijo la camarera McCudden.Un cliente gastó 38 dólares en un restaurante y dejó una propina de 16.000 dólaresLa camarera que recibió la propina, Michelle McCudden Reflexionando un rato más tarde, contó que habían pasado momento realmente difíciles durante la pandemia: “que alguien hiciera algo así realmente restauró mi fe en la humanidad. Simplemente dijo que trabajamos muy duro y que quería hacer algo bueno y que realmente quería que lo tuviéramos” ,reconoció la joven trabajadora.