Detectó menos dinero en su cuenta y el Banco le dijo que era porque le ponía los cuernos a su esposa

Una conocida institución bancaria le debe devolver gran suman de dinero a un vecino de Viedma, Río Negro, por el daño generado luego de asegurar que tenía una relación extramatrimonial.

El hecho ocurrió tiempo atrás cuando el hombre visualizó en su cuenta bancaria de Macro que tenía menos dinero del que debía tener por lo que se comunicó con la institución y comenzó el dilema de lo que había ocurrido.

En un principio, cuando el cliente se comunicó desde la empresa le aseguraron que le iban a reponer el dinero y que no iba a ser un problema.
No obstante, los días pasaron y le informaron que no era posible, por lo que el hombre realizó una denuncia penal en la Comisaría y en el Poder Judicial.
Desde la firma confirmaron que “el cuidado de la información de claves o coordenadas es exclusivo del cliente, sino el banco interferiría en la intimidad y manejo de las cuentas”, por lo que la versión del cliente quedaba nula, siendo que él justificaba que habían realizado una transferencia sin su consentimiento.

El banco confirmó luego que alguien había engañado al hombre a través de un mail con un hipervínculo falso y concluyó que la responsabilidad era del usuario.
Sin embargo, el caso continuó y desde el lado del cliente, la sentencia confirmó:
 “Ni bien ocurrido el hecho, el banco volcó todas sus sospechas sobre el accionar del cliente, manejando como hipótesis que la transferencia haya sido hecha por la cotitular de la cuenta sin su consentimiento, que no haya guardado el resguardo de las claves de acceso o coordenadas a utilizar en las transferencias e incluso llegando a atribuir el “ardid” a una manera de remitirle dinero a una persona con quien lo unía una relación extramatrimonial”, detalla la sentencia.

Y finalizó: “Atento a la gravedad del incumplimiento del banco accionado, en tanto una vez detectado un movimiento inusual en su cuenta bancaria, no sólo no desplegó acciones -conforme a su alta profesionalización- dirigidas a investigar o reversionar la transacción, o en caso de que esto fuera imposible por la rápida extracción del dinero en la cuenta de destino, restituir los fondos a la cuenta del cliente, sino que constituyó a éste -quien claramente desconoce la operación ante la primera consulta- en el principal sospechoso, lo cual se traduce en el grave incumplimiento de una obligación legal – trato digno”, planteó.

Finalmente, la decisión de la justicia concluyó en que el juez civil de Viedma ordenó un resarcimiento de 740 mil pesos, de los cuales medio millón corresponden al daño punitivo. /Vía País