Murió en una mina y su perro vuelve todos los días a buscarlo: la historia de “Cuchufleto”

A pesar de que su dueño falleció en un accidente en una minera, su perro que lo estaba acompañaba siempre sigue esperándolo.

La historia que te vamos a relatar en este momento viene cargada de muchas emociones encontradas, asta la protagonizan Gonzalo Alberto Cruz Marín y su perro Cuchufleto. La misma transcurre en el municipio de Múzquiz, ubicado en Coahuila, México. Él hombre era un minero que todos los días iba a trabajar hasta que un día se topo con el can abandonado en la calle y lo adopto.

Diariamente el perro lo acompañada a su jornada laboral y de vuelta a casa en la madrugada. Fue así hasta el trágico día en que, tras un accidente, murieron siete mineros murieron, entre los que se encontraba el propio Gonzalo.

Dicho hecho ocurrió el pasado 4 de junio, los trabajadores murieron luego de quedar sepultados por una inundación. Más de dos semanas después de la tragedia se dio a conocer la historia de este un perro, quien desde el día del accidente continua yendo a la mina a buscarlo.

Un canal local llamado 15tv se intereso en la historia y fue a buscar al protagonista y a la familia del difunto dueño. Estos declararon que Cucho sufre mucho y llora por la ausencia del minero. Sandra Iladia Briseño, la viuda de Cruz Marín, declaró que el perro tenía una rutina muy establecida, ya que acompañaba a su esposo en los dos turnos que cubría.Murió en una mina y su perro vuelve todos los días a buscarlo: la historia de "Cuchufleto"Su perro lo estaba acompañaba siempre y ahora lo sigue esperándolo.Según relató la mujer: “Se iba con mi esposo a las seis y media de la mañana. Incluso se metía hasta dentro con mi esposo a la mina. No le importaba que estuviera oscuro, ahí estaba, a veces se salía y lo esperaba afuera, venía a tomar agua y se regresaba por él, hasta la madrugada que se regresaban los dos”.

Cuando fue el accidente, el can se mantuvo en el exterior de la mina, día y noche en espera de ver aparecer a su dueño. Ella aseguró que el can se quedó desde el viernes hasta el domingo, cuando sacaron a su esposo y contó que “Lo fuimos a velar y a enterrar ese mismo domingo, ya en la tarde él regresó, el perro y aquí se quedó echado o sea que él si se paraba a tomar agua, pero no comía y estaba triste”.Para finalizar el relato, la viuda dijo que todavía se va a la mina y lo busca “A lo mejor piensa que mi esposo ahí está todavía, se echa sus vueltas y se regresa y se queda echado”.