Extraños olores atormentan a los pacientes que tuvieron coronavirus

Los científicos no pueden dar una respuesta segura sobre cuánto llega a durar la parosmia en pacientes que transcurrieron el coronavirus.

Mucho después de que algunas personas se hayan recuperado del coronavirus, ciertos alimentos les resultan desagradables. Aquellos que se han recuperado observaron esto en ciertos alimentos tales como la cebolla, el ajo, la carne, hasta mismo el café, ya que comenzaron a tener olor a podrido.

Esta alteración en el olfato es conocida bajo el nombre de parosmia, y se trata de la distorsión de los sentidos del gusto y el olfato. Es un término médico utilizado fundamentalmente en otorrinolaringología y neurología para referirse adiversas distorsiones del sentido del olfato.

En la mayoría de los casos, esta distorsión en los olores es producida por afecciones en el sistema nervioso central como la epilepsia o la enfermedad de Parkinson, o mismo en enfermedades que tengan origen psiquiátrico.

Extraños olores atormentan a los pacientes que tuvieron coronavirusExtraños olores atormentan a los pacientes que tuvieron coronavirus

Según relatan los expertos la parosmia se denomina a la serie de alteraciones cualitativas del olfato que logran producir una percepción distorsionada de un olor que está presente en el ambiente, o no. También pueden deberse a lesiones en las terminaciones nerviosas del sistema olfativo e incluso a la pérdida progresiva del sentido del olfato que se produce en personas de avanzada edad.

Con la llegada del coronavirus la parosmia quedó en el centro de la escena debido a la pandemia, y la proliferación de casos alentó las investigaciones y a la publicación de innumerables artículos sobre esa ignota dolencia en las revistas médicas.Los grupos de autoayuda de pacientes con la enfermedad de coronavirus se multiplicaron y fueron varios los que expresar padecer parosmia. Tanto es así que en Facebook, hay un grupo de británicos que tiene más de 14.000 miembros, y todo lo relacionado con el tema prospera, desde los podcasts hasta kits de reeducación del olfato.

Sin embargo, hay una cuestión que sigue sin respuesta y es que no se sabe cuanto dura dicha distorsión y nadie, ni siquiera los científicos pueden dar un plazo seguro.