Sin TACC: Todo lo que tenés que saber sobre la intolerancia alimentaria

Bastar caminar por la calle para darse cuenta. Cada vez más negocios ofrecen productos sin gluten. La oferta aumentó considerablemente en los últimos años, pero aún tenemos muchas dudas al respecto.

Esas dudas están entre aquellos que son celíacos o quienes sencillamente quieren consumir esos productos. Acá van algunos mitos y verdaderas sobre la comida sin TACC y la celiaquía, una enfermedad autoinmune que se caracteriza por una lesión de la mucosa del intestino delgado. Eso impidiendo la correcta absorción de los nutrientes.

El 1% de la población mundial padece la enfermedad.

La dieta sin gluten adelgaza

Es un mito. Muchas personas tienen una idea errónea al respecto y piensan que, al eliminarlo de su dieta, inmediatamente perderán peso. Aún no hay evidencias científicas de que seguir una dieta sin gluten, sólo basada en ciertos productos específicos, ayudan a perder peso.

El gluten no sólo está en harinas y derivados

Muchos helados contienen gluten. (Foto: AFP)

Es cierto. Si sos celíaco o con intolerancia al gluten, tenés que tener en cuenta que también está presente en cervezas, chocolate, queso, embutidos e incluso en helados, además de otros productos que no son alimenticios, como pasta de dientes y lápiz labial.

La celiaquía se cura

Es falso. Por ahora, sólo existe un tratamiento: la dieta libre de gluten. Eso hace disminuir los síntomas y dar una mejor calidad de vida a quien lo padece. Aunque cada tanto se habla de vacunas, aún son sólo ensayos y no hay nada firme.

Cada vez hay más celíacos

Es falso. Se calculo que entre el 0.5% y el 1% de la población mundial parece de celiaquía. Sin embargo, esa cifra puede ser mayor porque muchos están sin diagnosticar. De todas formas, el porcentaje de las personas que padecen esta enfermedad hereditaria se mantiene estable.

¿Hay riesgo en llevar una dieta libre de glúten si no soy celíaco?

Celiaquía: es la intolerancia inmunológica total y permanente al gluten. (Foto: Shutterstock).

No. Sólo estoy llevando adelante una dieta con menos carbohidratos; si no llevo una dieta equilibrada, puede implicar cierto desbalance en la ingesta de calorías totales o aporte mínimo de carbohidratos requeridos para las funciones básicas y la actividad física. En algunos países, se recetan suplementación de ácido fólico y otras vitaminas para reemplazar los alimentos suspendidos de la dieta.

Quizás padecés esta enfermedad y aún no tenés un dignóstico. Acá van algunos síntomas para tener en cuenta.

El dolor de estómago, uno de los síntomas. (Foto: Adobe Stock)
  • Hinchazón o una sensación de plenitud o inflamación en el abdomen.
  • Diarrea crónica.
  • Estreñimiento.
  • Gases.
  • Náuseas.
  • Heces grasosas, con mal olor, que flotan.
  • Dolor de estómago.
  • Vómitos.

En el caso de tener algunos de esos síntomas, es conveniente consultar a un médico para sacarte todas las dudas./TN

Leave a Comment