Un bar le cobra un extra a los clientes que tardan mucho en decidir

El dueño del bar fue el encargado de difundir la novedad a través de la cuenta de Twitter del comercio, donde subieron la foto de un ticket.

Un bar le cobra un extra a los clientes que tardan mucho en decidir: "Cargo por técnicas adivinatorias"Alberto Álvarez es el propietario del bar que cobra el impuesto.

Es sabido que como consecuencia de la pandemia, el sector gastronómico fue y es uno de los más afectados por las restricciones. El cierre de comercios durante meses, la limitación de la cantidad e comensales permitidos y las modificaciones horarias provocaron que muchos propietarios hayan tenido que hacer “malabares” para poder seguir adelante. Este es el caso de un bar que funciona en La Rioja, España.El bar español decidió imponer un novedoso impuesto por “técnicas adivinatorias aplicadas al café”. El costo de este cargo extra, para aquellas personas que tarden demasiado en decidir qué van a beber o comer, es de 20 centavos de euro. Gracias a se sentido del humor y originalidad, el ticket de la cafetería Pizarrín ya recorre el mundo a través de las redes sociales.

“Debido al creciente ‘no sé qué tomar’ y cafés ‘raros’ hemos tenido que empezar a cobrar las técnicas adivinatorias. Gracias a @esperanzagracia por el asesoramiento”, tuitearon desde cuenta y generaron todo tipo de comentarios.“Somos una cafetería familiar y, al final, los clientes son más amigos que otra cosa. Con el cachondeo, te dicen ‘si al final vas a tener que cobrar por adivino’ y le he puesto el cargo en el ticket y se lo he dado”, explicó con simpatía.Un bar le cobra un extra a los clientes que tardan mucho en decidir: "Cargo por técnicas adivinatorias"El ticket del bar con el particular impuesto ya recorre las redes.

Todo indica que el dueño del local, no estaría dispuesto a perder el tiempo y optó por cobrarle a las personas más dubitativas. Alberto Álvarez, es el propietario del bar y en una nota para el medio HufPost explicó que se trata de una suerte de broma recurrente que tiene con sus clientes de más confianza.En las redes, algunos tuiteros con poco poco sentido del humor también opinaron al respecto. Algunos explicaron que cobrar veinte centavos por este motivo es “ilegal” y “un sobresueldo al final del día”, que “tiene poca gracia”. Sin embargo, la respuesta del bar fue tomarse a broma todo este tipo de comentarios y hasta recordó que hace 2 años habían incluido el “descuento a las personas feas”.

Leave a Comment