Una selfie le salvó la vida

268

Estados unidos. Christopher Precopia ama a su país y por eso se unió al ejercito de los Estados Unidos. Sin embargo, su entusiasmo se vio golpeado de inmediato, todo por un incidente amoroso en el cual nada había tenido que ver. El 22 de septiembre del año pasado, Precopia fue arrestado en Williamson, Texas. Su ex novia lo había acusado de haber ingresado a su casa y haberle dibujado una “X” en la piel con un cúter. Una verdadera carnicería. No obstante, había algo que no cuadraba en esta historia.

“No actúes como si no lo supieras”, fue la respuesta de los fiscales cuando el acusado les preguntó por qué lo arrestaban. La acusación también lo incriminaba del robo de una vivienda, lo que le significaba caer en cadena perpetua. En declaraciones orales y escritas a la policía, la joven detalló cómo Precopia había forzado su entrada a su casa y la había tirado al suelo antes de golpearla en la cara y hacerle unos cortes con el cúter. “No tenía idea de quién me acusaba de esto, no tenía idea de por qué estaba sucediendo. Tenía miedo constantemente de lo que podría suceder al día siguiente iba a dormir con la esperanza de no despertarme, sólo para alejarme de esto”, relató el hombre.

Para sacarlo de prisión, sus padres pagaron una fianza de 150.000 dólares que consiguieron mediante un préstamo. Además, el abogado fue un costo extra para demostrar la inocencia de su hijo. Sin embargo, fue Erin, la madre del acusado, la que hizo el trabajo de investigación para demostrar que su hijo no tenía nada que ver con sus acusaciones.

El 20 de septiembre de 2017 se había tomado una selfie en el Renaissance Austin Hotel y su celular marcaba las 19:02. Sin embargo, el horario no cerraba con la acusación de su ex novia. La foto fue tomada a 120 kilómetros del lugar donde ocurrió la presunta agresión y ella le afirmó a la policía que el ataque se produjo ese mismo día a las 19:20. “Fue muy afortunado de que ella eligiera una fecha y una hora para las que tenía una coartada sólida. Él y yo hablamos muchas veces sobre la suerte que tuvo”, afirmó su abogado.

Si su acusadora hubiera afirmado que el ataque se había producido el día anterior o posterior, afirmó el letrado, la única excusa de su cliente habría sido que estaba sentado en su casa viendo televisión, una coartada mucho menos convincente. Finalmente el cargo fue retirado el 21 de junio después de que Flores llevara la prueba a la Oficina del Fiscal de Distrito del condado de Bell.


TAG