Una mujer pierde la custodia de sus hijos y para recuperarlos manda a su esposo a ejecutar a su expareja

Una mujer pierde la custodia de sus hijos y para recuperarlos manda a su esposo a ejecutar a su expareja

El 22 de octubre de 2018, un hombre con la cabeza cubierta acribilló a Joshua Niles, de 28 años, en Sodus (Nueva York, EE.UU.) y a su mujer, Amber Washburn, de 24, quien lo acompañaba en su camioneta. El vehículo avanzó y recién se detuvo al chocar contra otro rodado. En su interior había un niño que salió ileso.

La secuencia fue observada desde la cocina de su vivienda por Tiffany Thayer, una vecina que declaró en los tribunales del condado de Wayne (Nueva York) el pasado lunes 20 de mayo. «Escuché un disparo, me di la vuelta y vi a Josh sujetarse el pecho y a Amber ir con su camioneta en reversa», contó. Junto a su vecino había un hombre, con la cabeza cubierta por una capucha, que se acercó a Niles y lo baleó por segunda vez. «Cuando se dio vuelta y le disparó al auto de Amber, vi su cara», agregó.

Imagen

Niles y Washburn murieron en el lugar. Cuando la policía llegó, descubrió que en la parte trasera del vehículo había un niño que había salido ileso del ataque. El menor y su hermano habrían sido la causa del doble homicidio.

Los acusados

El avance de la investigación hizo que poco después del hecho fuese detenida Charlene Childers, de 25 años, la expareja de Niles, con quien había tenido los dos niños. Según se indicó, la mujer programó el asesinato de su expareja para recuperar a sus hijos y para ello recurrió a su esposo, Timothy Dean, de 34, expolicía de Texas.

Imagen

La propia acusada fue la que acabó revelando el plan. «Le dije a mi esposo que el asesinato tenía que ocurrir y él estuvo de acuerdo», expresó, al declararse culpable de homicidio en primer grado y de posesión criminal de arma.

Los hijos en el centro de la escena

Tras separarse de Niles, Childers regresó a Texas en 2013 con sus dos hijos. Sin embargo, en agosto último, la Justicia le otorgó al hombre la custodia total, por lo que se llevó a los niños a Nueva York. Poco después, en octubre, a la angustia de la mujer se le sumó la preocupación por los problemas laborales de su marido, por lo que viajó para estar con sus chicos

Mientras regresaba a su hogar fue que planeó el crimen de Niles. «Nos sentamos y lo planeamos, describiendo cómo íbamos a hacerlo, qué tipo de arma usar y cuándo», expresó ante la Justicia. La idea consistía en que Dean consiguiera una pistola de calibre 9 mm. del Departamento de Policía de Sunray (Texas), mientras que un amigo alquiló un auto. Así, el hombre comenzó el viaje hasta que chocó en Kansas, por lo que Childers manejó hasta allí y le contrató un nuevo vehículo.

Así, el expolicía, quien se declaró inocente de la acusación de asesinato en primer y segundo grado, siguió adelante con el plan criminal.

Sin embargo, matar a Washburn no estaba programado, reveló Childers, quien al enterarse de la noticia viajó a Nueva York para recuperar a sus hijos. «Conseguí lo que quería», concluyó.

Fuente: RT