Un niño argentino de 13 años funda una escuela en el patio de su casa y asisten 50 alumnos

Un niño argentino de 13 años funda una escuela en el patio de su casa y asisten 50 alumnos

Nicanor Quinteros, un niño de tan solo 13 años, fundó en 2015 una pequeña escuela doméstica en su propia casa, ubicada en la región rural de Pocitos, San Juan —al norte de Argentina— con la intención de ayudar a otros niños con sus tareas escolares y evitar, de este modo, que pasen tiempo en la calle. Hoy dicta clases para 50 alumnos en un aula propia.

La ‘escuelita’, como la apodan, fue construida inicialmente por la abuela de Nicanor, Ramona Quinteros, en el humilde patio de la vivienda que comparten desde que el niño tiene siete años. El nombre elegido para su proyecto en conjunto fue, desde el comienzo, ‘Patria y Unidad’. La primera palabra en homenaje al país y lo segundo para que los niños siempre estén unidos.

Los comienzos de sus enseñanzas en 2015 fueron de lo mas precarios. Quinteros volvía de sus clases en un centro educativo de la zona por la mañana e inauguraba por la tarde su escuela utilizando materiales como nylon y chapas que servían para construir pequeñas ‘aulas’, donde brindaba clases con cierta privacidad.

Tanto para nivel inicial como para intermedio, las mesas y sillas de los primeros 30 alumnos que asistían estaban compuestos por cajones de verduras; la campana para el recreo era el tambor de un secarropa con un fierro y una piedra en su punta. Así mismo, la pizarra eran retazos de cartones en los que escribían con tizas. El escritorio del joven maestro era, simplemente, una tabla de madera sostenida por dos grandes baldes de agua.

«Le pido a cada chico que traiga un saquito de té y mi abuela me ayuda con algo para comer. Como muchas veces vienen al mediodía, mi sueño ahora es tener un comedor para poder darle de comer a los chicos que vienen a la escuelita o a los vecinos del barrio que lo necesites”, expresó Quinteros al medio Tiempo de San Juan.

La nueva aula de Nicanor

La historia del pequeño niño y su escuela se dio a conocedor a mediados del 2018 y, desde entonces, personas de distintos puntos de Argentina se ofrecieron para enviar donaciones y contribuir al crecimiento de ‘Patria y Unidad’.

Los diferentes aportes y subvenciones estatales  permitieron que este año se edificara —en el mismo patio de Nicanor y su abuela—, un aula de verdad con pupitres, escritorio, dos computadoras usadas y un aire acondicionado que permiten una mejor enseñanza para los mas de 50 alumnos.

La escuela, ubicada a 30 kilómetros de la ciudad de San Juan, comenzó a recibir también la ayuda de otros niños en la enseñanza, compañeros de Nicanor en la escuela que asiste por las mañanas, para poder abarcar a más alumnos.

Fuente: RT