¿Un mensaje de advertencia de la Tierra?: Dos enormes ciclones acechan el Pacífico

194

El huracán Walaka y el tifón Kong-rey podrían coincidir en el océano Pacífico después de que la noche del 30 de septiembre al 1 de octubre se intensificaran de manera significativa y se convirtieran en dos de las tormentas más fuertes de la Tierra en estos momentos, informa Gizmodo.

En menos de 24 horas, ambos fenómenos meteorológicos aumentaron la velocidad de sus vientos en más de 55 kilómetros por hora. Walaka, situado en el Pacífico central, se convirtió en una tormenta de categoría 4 tras alcanzar rachas de aire superiores a 240 kilómetros por hora, mientras que Kong-rey, ubicado en el Pacífico occidental —a tan solo 320 kilómetros de Taipéi (Taiwán, China)— casi alcanzó vientos de 250 kilómetros por hora.

La intensidad de esos ciclones que podrían amenazar Japón a finales de esta semana se podría haber subestimado debido a la metodología que se utiliza para pronosticar el desarrollo de estas tormentas, debido a que los satélites suelen considerar que un aumento significativo de la intensidad se debe a un error del sistema.

Si Walaka y Kong-rey se fortalecen y alcanzan la categoría 5 se convertirían en la primera pareja de tormentas que tendrán esa intensidad de manera simultánea en el Pacífico. “Estuvimos a seis horas de que sucediera en 2009”, cuando el tifón Lupit logró esa intensidad poco después de que el huracán Rick se debilitara ligeramente, explicó el meteorólogo Jeff Masters.

Es posible que esta circunstancia se deba a un calentamiento de las aguas del Pacífico y la disminución de los vientos que pueden aminorar la velocidad de los huracanes, particularmente en las partes central y oriental de ese océano.

El cambio climático incrementa la temperatura de los océanos en todo el mundo y cada vez hay más agua caliente para alimentar ciclones, como refleja un estudio publicado el pasado 27 de septiembre en la revista Science sobre la temporada de huracanes en el Atlántico durante 2017. Algunos científicos quieren hacer lo propio para entender mejor qué sucede en el océano Pacífico.

Fuente: RT