Un infectólogo asegura que encontró una potencial cura para el coronavirus

Un infectólogo asegura que encontró una potencial cura para el coronavirus

El infectólogo francés Didier Raoult está convencido que ha encontrado el tratamiento para detener y derrotar al coronavirus. Según el especialista, un tratamiento contra la malaria, basado en 600 mgs de hidrocloroquinina cada 12 horas, y un comprimido de Azitromicina por día, pueden combatir la pandemia.

El gobierno francés autorizó los ensayos clínicos en varios centros hospitalarios de Francia y el alcalde de Niza, Christian Strossi, que contrajo covi-19, ordenó comenzar a aplicarlo en su ciudad. No obstante, el Alto Consejo de la Salud de Francia recomendó no utilizar su tratamiento, salvo para casos graves y bajo vigilancia médica estricta.

“Los resultados obtenidos hasta ahora con más de 100 pacientes han demostrado que el fosfato de cloroquina es más eficaz que el tratamiento recibido por el grupo comparativo para contener la evolución de la neumonía, mejorara el estado de los pulmones, para que el paciente vuelva a dar negativo al virus y acortar la duración de la enfermedad», dijo el director del Instituto Mediterráneo de Infecciones que inició sus investigaciones en diez hospitales chinos en Wuhan, Pekín y Shanghái para evaluar la eficacia de la cloroquina en los tratamientos asociados al covid-19.

“La capacidad antiviral y antiinflamatoria de la cloriquina podría tener una eficacia potencial para tratar pacientes afectados con neumonías provocada por el Covid-19”, declaró Roualt, quien, al ser considerado una eminencia por su conocimiento en enfermedades infecciosas transmisibles, fue invitado a formar parte del comité de 11 especialistas asesores del presidente Emmanuel Macron.

El infectólogo fue autorizado a fines de febrero a comenzar ensayos clínicos en 24 pacientes con coronavirus Covid 9 en Francia con extraordinarios resultados Los resultados se conocieron el 19 de marzo: los que han recibido Plaquenil (hidrocloroquinina) son portadores del virus a un 25 por ciento luego de seis días y los que no fueron tratados con este medicamento son portadores del virus a un 90 por ciento luego de seis días.

Raoult es un científico rebelde, con un áspero vinculo con laboratorios y la burocracia del estado que autoriza sus resultados. El ministro de salud francés dijo que su fórmula debería ser experimentada a mas amplia escala. Sin embargo, el infectólogo postuló: ”Todo el mundo lo utilizará. No soy yo el bizarro. El problema de este país es que la gente que habla es de una ignorancia abismal. Yo hice un estudio científico sobre la cloroquina y el virus hace 13 años, que fue publicado. Después cuatro estudios mas han mostrado que el coronavirus era sensible a la cloroquina. Todo esto no es una novedad. Que el círculo de decididores no esté informado del estado de la ciencia, es sofocante. La eficacia potencial del resultado de la cloroquina sobre los modelos de cultura viral los conocemos. Sabemos que es un antiviral eficaz”.

“Yo soy un científico y reflexiono como un científico,con elementos verificables. Produzco más data en enfermedades infecciosas que nadie en el mundo. Soy un doctor, tengo 75 pacientes hospitalizados y 600 consultas por día. Las opiniones de una y otros me tienen sin cuidado. En mi equipo nosotros somos gente pragmática, no pájaros de la televisión”, recalcó.

“A partir de que nosotros hemos mostrado que el tratamiento es eficaz, yo encuentro inmoral no administrarlo. Es así de simple”, subrayó Roualt.

Frente a su instituto en la Costa Azul , docenas de franceses se han presentado este lunes para ofrecerse como voluntarios para hacer las pruebas.

«Cuando usted tiene un tratamiento que marcha contra cero que funciona, este es el tratamiento que debe ser la referencia. Esa es mi libertad de prescribir como médico. Nosotros no tenemos que obedecer al estado para cuidar a los enfermos. Yo estoy convencido que al final todo el mundo utilizara este tratamiento. Es solo una cuestión de tiempo antes que la gente deje de comerse su sombrero y diga: esto es lo que hay que hacer”, concluyó.

En estas horas, el profesor Roualt está recibiendo llamados de todo el mundo -de la clínica Mayo al Massachussets General Hospital- para poner el tratamiento en marcha.