Sonriente y relajado, Luis Miguel junto a su novia en Madrid

Sonriente y relajado, Luis Miguel junto a su novia en Madrid

Luis Miguel fue visto muy relajado y sonriente el fin de semana en el Aeropuerto de Barajas, en Madrid, junto a su novia.

Sonriente y relajado, las fotos Luis Miguel junto a su novia en el aeropuerto de Madrid
Sonriente y relajado, las fotos Luis Miguel junto a su novia en el aeropuerto de Madrid

No es algo usual ver a los famosos a plena vista en medio de la ciudad. Es algo que pasa pocas veces y a ciertas personas. En las últimas horas, Luis Miguel fue visto en el Aeropuerto de Barajas ubicado en Madrid junto a su novia. El cantante fue fotografiado y se lo observa muy relajado y sonriente.

Para los afortunados que lo vieron, resultó extraño ver al mexicano de 49 años sin su equipo de seguridad y acompañado únicamente por su pareja, la modelo y corista Mollie Gould. En las imagenes que circularon en Instagram, se lo puede ver a El Sol de México vestido de negro, con lentes oscuros y agarrando su vailja.

Luis Miguel fue visto en el aeropuerto de Madrid
Luis Miguel fue visto en el aeropuerto de Madrid

Además de ser vistos en el aeropuerto, también fueron captados en el subterráneo, un transporte guiado sin conductor que conecta la Terminal T4 con la Terminal T4 Satélite. Se lo puede ver al cantante sentado en el interior del tren mientras que su novia está de pie frente a él. Fueron apenas tres minutos de viaje, pero fue tiempo suficiente para que Luis Miguel fuera fotografiado.

Luis Miguel fue visto también en el subterráneo
Luis Miguel fue visto también en el subterráneo

En una de las postales, el padre de tres hijos se dio cuenta de que lo estaban fotografiando y decidió sonreír para la alegría del fotógrafo. En las últimas semanas, el mexicano llamó la atención ya que en una imagen con una fan se le notaban ampliamente las canas, lo que llevó a pensar que no era él.

La foto de Luis Miguel sorprendió con sus notorias canas
La foto de Luis Miguel sorprendió con sus notorias canas

Luis Miguel apareció en un restaurante del puerto acompañado por Mollie Gould e inmediatamente causó furor en el local, al punto que no lo dejaban comer por la cantidad de fotos que le pedían. “Ser demasiado famoso debe ser difícil. No podía hacer nada, porque todos lo veíamos. De hecho creo que, porque le tomamos fotos, se enojó y se fue a la parte de arriba”, contó la periodista Ana María Alvarado.

Fuente: Infobae