Si te duele la panza después de tener sexo, no dejes de leer esto

Si te duele la panza después de tener sexo, no dejes de leer esto

Aunque muchos no lo sepan, sentir dolor en el estómago después de tener sexo es algo muy habitual, algo que afecta por ejemplo al 20 por ciento de las mujeres en Estados Unidos y al 5 por ciento de los hombres. Si bien la relación sexual con dolor puede tener varios motivos, el nombre científico es Dispareunia, es decir, relaciones sexuales dolorosas.

De acuerdo a los profesionales de la salud, en la mayoría de los casos el dolor estomacal después del coito puede provenir de gases o de una penetración profunda, síntomas que no son graves pero sí molestos. También se adjudica esto a factores externos, emocionales y medicinales por la ingesta de alguna droga que tenga otros factores secundarios.

Entre los factores emocionales que pueden generar la Dispareunia, aparecen:

Problemas psicológicos: la ansiedad, el estrés, la disconformidad con la apariencia física o los problemas relaciones son algunos de los motivos de aparición del dolor

Estrés: si estamos estresados, es muy común que los músculos del piso pélvico s endurezcan en respuesta al estrés y esto deviene en dolores

 

Abuso sexual: según UNICEF, el haber sido víctima de algún tipo de intimidación, acoso,
hostigamiento o abuso sexual es motivo concreto para dichas dolencias

Causas

Reacción emocional: el sexo puede generar desde la excitación hasta ansiedad y todo eso puede repercutir en el estómago con dolores gastrointestinales

Penetración profunda: acá el dolor por una penetración vaginal o anal debe ser temporal y desaparecer cuando el cuerpo retoma el descanso

Gases: los gases son muy comunes durante el encuentro sexual. De hecho, los profesionales recuerdan que la penetración “empuja” el aire hacia la vagina o el ano y en caso de quedar atrapado, eso luego se traduce en dolores estomacales.

Orgasmo: si bien acá hablamos de placer, el momento del clímax hace que los músculos de la pelvis se contraigan lo que para algunos, esto termina en espasmos musculares con dolor. La disorgasmia es muy común en embarazadas, quienes tengan quistes ováricos, endometriosis o distintos síndromes crónicos. Fuente: elintransigente.com