Se reedita “El Álbum Blanco” de The Beatles, en una versión de lujo

325

Llegará al mercado argentino en una reedición lujosa, que contempla tres CD’s, dos vinilos y un libro de 164 páginas. Los detalles del lanzamiento.

El viernes, y para conmemorar el medio siglo de su lanzamiento, Universal Music reeditará The Beatles, el célebre disco doble del grupo más importante de la historia que también se conoce como The White Album o el Álbum Blanco.

Por supuesto, la nueva versión de la obra, editada originalmente el 22 de noviembre de 1968, llegará recargada, ya que incluirá diversos formatos con canciones inéditas (como las primeras versiones de canciones que luego fueron a parar a sus discos solistas) y los muy buscados Esther Demos. ¿Esther Demos? Sí, las maqeutas, en gran parte acústicas, de todas las canciones que componen el Álbum Blanco.

Todo este material se distribuirá en 3 CDs Deluxe y 2 vinilos con nuevas mezclas de estéreo y extras. La información sonora, a su vez, será complementada por un libro de 164 páginas.

“Dejamos a la banda del Sgt. Pepper tocando en sus soleados Campos Elíseos y luego dimos zancadas sin dirección, sin mapa”, escribió Paul McCartney en la introducción de esta reedición.

Sgt. Pepper’s fue el clímax de mi padre como arquitecto de la banda creando un sonido que nadie hubiera oído antes. Y con The White Album, The Beatles decidieron que querían construir algo desde cero. Así que el proceso fue muy diferente”, opinó a su turno Giles Martin, hijo del célebre George Martin.

“La percepción de la gente es que el sonido fragmentado de The White Album es el sonido de The Beatles separándose, pero no lo es”, añadió Giles, y así se puso en la vereda opuesta a los de algunos fans, que sostienen que este disco inició el camino hacia la autodestrucción de un proyecto que, sin contar la banda sonora de Yellow Submarine (1969), sólo publicaría dos trabajos más: Abbey Road (1969) y Let It Be (1970).

Los Beatles accedieron a la antesala de The White Album tras un 1967 memorable. Claro, en ese año habían editado Sgt. Pepper’s, una cumbre irrepetible de pop psicodélico que confirmó el carácter experimental que la banda venía perfilando en estudios.

Con ese precedente inmediato, entonces, entre febrero y abril de 1968,  los cuatro integrantes se fueron de retiro espiritual a la India, donde John Lennon y Paul McCartney comenzaron a concebir una nueva aventura sonora.

Las sesiones de grabación en Abbey Road duraron 20 semanas y fueron tan arduas, que dejaron margen para algunos conflictos.

George Martin, mano derecha de la banda, acabó hastiado ante un proceso con muchas idas y venidas, y Ringo Starr llegó a abandonar durante unos días el estudio.

De esas tensiones surgió una tremenda explosión de estilos musicales, que fue documentada en 30 canciones. OK, no hubo un hilo conductor, pero en el disco que albergaba la tapa completamente blanca de Richard Hamilton coexistieron gemas como el rock contagioso Back in the U.S.S.R., los lamentos melancólicos de Dear Prudence y While My Guitar Gently Weeps, la luminosa melodía folkie de Blackbird, el debut como compositor de Ringo Starr en Don’t Pass Me By o el grasiento blues de Yer Blues.

El disco apuntaba a los extremos, desde el tono jovial y naíf de Ob-La-Di, Ob-La-Da a las alucinaciones experimentales de Revolution 9.

The White Album también pasó a la historia por un dato nada agradable: en el rock áspero Helter Skelter, el asesino serial Charles Manson encontró, supuestamente, consignas secretas de un apocalipsis inminente.