Resfrío, gripe o alergia, ¿en qué se diferencian estas enfermedades?

58

Enfermedades como la gripe, el resfrío y la alergia tienen síntomas en común y nos cuesta distinguirlas. Éstas son las diferencias y sus tratamientos.

En esta época aumentan los casos de resfríos, gripe y alergia, ya que el invierno es cuando hay mayor circulación viral y también altos niveles de contaminación ambiental, factores que propician las enfermedades respiratorias, explican los especialistas.

Ahora bien, los expertos nos aclaran algunos puntos claves para poder distinguirlas. A diferencia del resfrío y la gripe que son enfermedades infectocontagiosas, la alergia no lo es, pero aún así puede general problemas como la rinosinusitis.

Con el frío, las vías respiratorias se ven comprometidas y son más permeables; se dan las condiciones de humedad y temperatura propicias para la supervivencia de los virus causantes de estas infecciones, y uno está más tiempo en espacios cerrados, lo que indirectamente favorece el contagio.

Debido al frío, la mucosa y las pequeñas vellosidades nasales (cilios) que son el sistema natural de defensa, pierden movilidad y la capacidad de calentar el aire inhalado, lo que impide que sean efectivos a la hora de frenar microorganismos, provocando la aparición de estas enfermedades que se transmiten por vía aérea.

Por esto los especialistas recomiendan mantener una buena higiene tanto personal como de los ambientes y vacunarse anualmente contra la influenza, especialmente quienes se encuentren en el grupo de riesgo.

Las diferencias entre las tres, sus síntomas y tratamientos:

El resfrío común y la gripe son cuadros virales, el primero producido en su mayoría por el Rhinovirus y el segundo por el virus de la influenza.  Según los especialistas, la gripe es peor que el resfrío, ya que presenta síntomas más intensos y pueden producir cuadros respiratorios desde rinitis, faringitis, traqueobronquitis y neumonía. Mientras que la alergia es una respuesta exagerada del sistema inmunológico frente a un alérgeno, que se puede manifestar con síntomas nasales y bronquiales.

Resultado de imagen para gripe

En cuanto a los síntomas, los cuadros virales se presentan dentro de las 48 a 72 horas, los del resfrío se presentan gradualmente y, como habíamos dicho son mas leves que los de la gripe, entre ellos: congestión y secreción nasal (catarro), estornudos, dolor de garganta, irritación de los ojos y tos.

En el caso de la gripe, si bien comparten los síntomas con el resfrío, suelen ser más fuertes sumándose la fiebre alta, los dolores de cabeza, garganta y musculares, además de cansancio y debilidad.

La alergia por otro lado también provoca problemas para respirar debido a las fosas nasales tapadas y el catarro, pero no hay fiebre ni malestares. Son comunes los ataques de estornudos y el escozor en la nariz, como también los silbidos en el pecho y la tos, debido a un factor externo.

Resultado de imagen para gripe
Síntomas de la gripe.

En todos los casos, los especialistas recalcan la importancia de no automedicarse e ir al médico para realizarnos un chequeo y que él decida que tratamiento debemos realizar, por lo general los antiinflamatorios y antivirales son lo más usados dependiendo del cuadro.

En el caso de las alergias, depende de que tan fuerte sea el caso, ya que se puede tratar con antihistamínico o si es más severo pasar a utilizar  corticoides, broncodilatadores e inhaladores.

Resultado de imagen para alergia

A continuación enumeramos algunas de las recomendaciones más importantes para evitar estas enfermedades:

1- Evitar el exceso de abrigo en ambientes no tan fríos o la falta de abrigo en la intemperie.
2- Cubrir nariz y boca para evitar exposición directa al aire frío.
3- Evitar cambios bruscos de temperatura.
4- Ventilar a diario las habitaciones, al menos 10 minutos al día.
5- Cubrirse la boca usando el antebrazo al toser o estornudar.

6- Evitar el contacto cercano y directo con personas enfermas.
7- Lavarse las manos con agua y jabón varias veces al día o utilizar gel con alcohol.
8- Vacunarse contra la influenza.
9- Tener una dieta equilibrada de frutas y verduras durante todo el año.

10- Consumir alimentos con alto porcentaje de proteínas y vitaminas.
11- Tomar abundante líquido durante el día.
12- Realizar aseos nasales de agua con sal.