Raves y aeropuertos convertidos en autocines

Raves y aeropuertos convertidos en autocines

Ante un escenario de cuarentena, flexibilización de actividades y miedo al contagio surgieron nuevas iniciativas. En Europa, varias ciudades alemanas y danesas, organizan fiestas para disfrutar desde el auto.

En Lituania, el aeropuerto Internacional de Vilna dejó de tener un constante tráfico de aeronaves para convertirse, desde el pasado 29 de abril, en un cine con capacidad para 220 coches.

El proyecto, llamado ‘Aerocine-The Journey Begins’, ha sido organizado por el Festival Internacional de Cine de Vilna, que estrenó este peculiar cine con la oscarizada ‘Parásitos’, de Bong Joon-ho.

Los asistentes pagan una entrada de 15 euros para ver un proyección semanal en una pantalla que tiene el tamaño de un edificio de cinco pisos.

El sistema de sonido, al igual que en los autocines tradicionales, funciona a través de las radios de los automóviles, que tienen que sintonizar la emisora indicada para poder obtener el canal de audio. El espacio también cuenta con acomodadores, que se encargan de dar las indicaciones a los automovilistas sobre dónde deben estacionar los coches para mantener una distancia de seguridad entre ellos.

El autocine respeta todas los protocolos de distanciamiento físico y otras medidas sanitarias para evitar la propagación del virus. Las entradas se compran de forma anticipada online y solo los automóviles con un máximo de dos personas pueden acceder al área de proyección.

«Nos entusiasmó contribuir a un proyecto de esta naturaleza al mismo tiempo que aprovechamos esta oportunidad para demostrar cómo los aeropuertos pueden combinar perfectamente las actividades de aviación con eventos y proyectos de varios formatos. Creo que después de los eventos de cine drive-in, Vilna también tendrá más aficionados al cine y amantes de la aviación», ha dicho el Jefe del Aeropuerto Internacional de Vilna, Dainius Čiuplys.

El proyecto seguirá activo hasta finales de mayo, cuando esperan que se empiecen la levantar las restricciones de movilidad, según explica la organización.

España

En el país ibérico los autocines también son un furor y en la actualidad hay total de siete y están habilitados por el gobierno como un espectáculo al aire libre.

El autocine Madrid RACE, con 30.000 metros cuadrados, espera reabrir sus puertas cuando el gobierno inicie la Fase 1 de la flexibilización sanitaria: El filme que se proyectará es el clásico Grease, y las entradas para el sábado 23 de mayo ya están agotadas.

Alemania

Hace unos días se hizo viral un video de una fiesta organizada por una discoteca de Schüttorf, al norte de Alemania. Un total de 250 vehículos asistieron y se estacionaron frente a un escenario para disfrutar fiesta electrónica mientras un DJ tocaba en vivo para la multitud que asomaba de los autos disfrazados o bailando con luces.

El éxito de la iniciativa -según explica la organización los asistentes fueron muy disciplinados- permitió la organización de una segunda fiesta donde los asistentes pagaban 24 euros por vehículo y una ocupación de dos personas máximo.