Quería un tatuaje original y se hizo una serpiente en el pene

Quería un tatuaje original y se hizo una serpiente en el pene

El hombre que quería hacerse “algo diferente” en el cuerpo, tuvo que soportar 5 dolorosas sesiones hasta completar el tatuaje de su pene.

Un colombiano que buscaba hacer algo diferente en su cuerpo, decidió realizarse un tatuaje en el pene. El joven eligió para su diseño una imagen que encontró en Internet.

Una vez convencido de realizarse el tatuaje en esa zona íntima, le restaba encontrar alguien que hiciera el difícil trabajo, por lo que se dio a la tarea de contactar a ocho tatuadoras y comentarles de extravagante idea.

 
El diseño incluye una serpiente y una flor de loto
El diseño incluye una serpiente y una flor de loto

Santiago pensaba que con una tatuadora mujer se iba a sentir más cómodo, pero sólo dos respondieron, una de Medellín y otra de Armenia.

Laura, la tatuadora armenia le aclaró a Santiago que nunca había realizado un tatuaje en esa zona íntima, sin embargo terminó aceptando el trabajo.

 
Una serpiente rodea el miembro masculino de Santiago
Una serpiente rodea el miembro masculino de Santiago

El tatuaje que consiste en una serpiente que rodea el miembro masculino, muestra la cabeza a la altura de la pelvis y la cola en cercanías al glande, pero eso no es todo, el extravagante tattoo continúa con una gran flor de loto a todo color.

La impresionante obra sobre la piel del colombiano tuvo que ser realizada en varias sesiones, de hecho cuando comenzaron no estaba muy claro el diseño, con lo cual a lo largo del proceso se le fueron agregando detalles.

En total se realizaron 5 sesiones de varias horas cada una, donde en la primera tuvo que mantener el pene erecto y padeció un intenso dolor. “El dolor en esa sesión no se compara a las otras 4 juntas”, dijo Santiago.

 
Laura la tatuadora armenia que aceptó hacer el trabajo
Laura la tatuadora armenia que aceptó hacer el trabajo

Laura, la tatuadora, dijo que el tatuaje fue un gran desafío y que en un principio estaba muerta de susto: “Yo estaba muerta de susto, pero tenía que ser muy profesional en ese aspecto así que pensé que era simplemente piel y listo y que tenía que experimentar tatuar en diferentes partes del cuerpo”.