Qué hacer con la ropa cuando uno vuelve a su casa

Qué hacer con la ropa cuando uno vuelve a su casa

Expertos en enfermedades infecto contagiosas, científicos que se dedican al estudio de partículas aerosoles y microbiólogos respondieron las inquietudes en un informe elaborado por el New York Times.

¿Tengo que cambiarme de ropa y ducharme cuando vuelvo a casa del supermercado?

Para la gran mayoría, que puso en práctica el distanciamiento social y sale solo al supermercado o la farmacia, los expertos coinciden en que no hay necesidad de cambiarnos ropa o ducharnos al volver a casa, pero sí tenemos que lavarnos las manos.

Los estornudos o toses pueden expulsar al aire microgotas virales y partículas aún más pequeñas, llamadas aerosoles, pero en su mayoría caen al suelo y no quedan depositados en la ropa.

Algunos estudios demuestran que algunos aerosoles pueden quedar flotando en el aire hasta media hora pero difícilmente tomen contacto con nuestra ropa. «Una microgota tan pequeña como para quedar flotando en el aire difícilmente se deposite en la ropa, por simple efecto de las leyes de la física», dice Linsey Marr, científico del Instituto Tecnológico de Virginia.

«Esas microgotas siguen flujos laminares, que son las corrientes de aire suave que circulan alrededor de una persona. Son como esos insectos diminutos o partículas de polvo que fluyen junto a un auto a baja velocidad, pasan sin tocarlo, pero que golpearían contra el parabrisas si el auto fuese más rápido», dice Marr.

«Los humanos no podemos movernos tan rápido como para que pase eso. Al movernos, nos abrimos paso desplazando el aire, y al hacerlo también desplazamos esas microgotas y partículas. Alguien tendría que estar tosiendo o estornudando grandes gotas alrededor nuestro para que puedan aterrizar en nuestra ropa. Y esas gotas tendrían que ser lo suficientemente grandes para no seguir los flujos laminares y lo suficientemente chicas como para no caer pesadamente al piso», agregó.

Conclusión: si uno fue al supermercado y alguien le estornudó encima, probablemente lo mejor sea volver a casa, sacarse la ropa y bañarse. Pero el resto de las veces, podemos confiar en que al movernos despacio empujamos el aire y alejamos las partículas virales de nuestra ropa.

¿Puede el virus quedar alojado en el pelo o la barba?

Si se cumple con el distanciamiento social, no debe habar preocupación por la contaminación del pelo o la barba. Incluso si alguien te estornuda en la nuca, cualquier gota que haya caído en nuestro pelo muy difícilmente sea fuente de contagio.

«Hay que imaginar el proceso que tiene que darse para que alguien se contagie», dice el doctor Andrew Janowski, docente de infectología pediátrica de la Escuela de Medicina del Hospital de Niños de St. Louis. «La carga viral de ese estornudo tendría que ser alta, y tendrían que caernos encima muchas gotas», agregó.

«A continuación, tendríamos que tocar justo esa parte del pelo o la ropa donde cayeron gotitas, donde a esa altura ya se ha producido una disminución significativa de partículas virales, y después tocarte alguna parte de la cara para que ingresara al cuerpo», dice Janowski. «Cuando pensamos el encadenamiento de hechos que tiene que darse, ese riesgo es muy bajo», concluyó.

¿Me tengo que cuidar al lavar y ordenar la ropa?

El lavado de ropa debe mantenerse como de costumbre sin ningún cuidado especial, si no se tuvo contacto con alguien enfermo de Covid-19.

El coronavirus, como cualquier virus gripal, está rodeado de una membrana de grasa que lo hace vulnerable al jabón, por lo que el lavado y secado de la ropa son más que suficientes para eliminar el virus.

«Sabemos que el virus (de las microgotas) puede depositarse en la ropa y después volver a desprenderse al aire en movimiento, pero la carga viral en esa ropa tendría que ser enorme, mucho más alta que la que podría recibir una persona que camina o va al supermercado», dice Marr.

En caso de haber estado en contacto con alguien contagiado de coronavirus, los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades de Estados Unidos recomiendan el uso de guantes cuando se limpia y atiende a un enfermo y desaconsejan sacudir la ropa de cama.

Al lavar la ropa de un enfermo, usar agua caliente y secar. La ropa del enfermo se puede lavar junto con la ropa del resto de la familia, pero un buen consejo es dejar sin usar esa ropa un tiempo, porque el virus se seca y se deshace. «Sabemos que este tipo de virus se descompone más rápido en telas que en superficies duras y lisas, como el metal o el plástico», aseguró Marr.

¿Cuánto tiempo sigue siendo contagioso el virus sobre tela y otras superficies?

Un estudio publicado en marzo por el The New England Journal of Medicine descubrió que el virus puede sobrevivir, bajo condiciones ideales de laboratorio, hasta tres días sobre superficie dura de metal o plástico, y hasta 24 horas en cartón.

Si bien no incluyó el análisis sobre la tela, la mayoría de los expertos creen que el análisis sobre cartón es un buen indicador de lo que podría pasar con el virus sobre fibras naturalmente absorbentes. El virus parece secarse más rápido que sobre superficies duras.

¿Qué pasa con el calzado?

Los zapatos pueden alojar bacterias y virus, pero eso no significa que sean fuente usual de contagio. Un estudio de 2008 encargado por Rockport Shoes reveló que en la suela de nuestro calzado viaja de todo, incluida materia fecal. Un reciente estudio de China reveló que en los zapatos de la mitad del personal de la salud había rastros de coronavirus.

Tal vez lo mejor sea no pensar tanto en la amenaza que acecha en los zapatos, o tener una conversación familiar sobre la conveniencia de tener un «interior descalzo», un hogar libre de zapatos. En las casas donde hay chicos que gatean o juegan en el piso, donde alguien en alérgico o tiene algún problema inmunológico, los beneficios de una casa libre de zapatos son enormes.

El doctor Janowski dice que los zapatos no deben preocuparnos demasiado como fuente de contagio del coronavirus, y dice que es mejor no pensar demasiado en lo que hay en nuestros zapatos. «Si hablamos de bacterias, a esas sí que les gusta vivir en los zapatos», dice Janowski. «Y uno nunca sabe lo que pisó».

¿Qué hacer con las cartas, sobres, etc?

El riesgo de contagiarse por manipular papeles o paquetes es extremadamente bajo, y a esta altura, solo hipotético: no existe un solo caso documentado de alguien que se haya enfermado por abrir un paquete o leer el diario. Pero eso no implica que no haya que tomar precauciones. Tras manipular el correo, descarte los sobres y lávese las manos, lo mismo que después de leer el diario.