¿Problemas de memoria? Estos cinco trucos te ayudarán a mejorarla

81

Existen cinco trucos muy fáciles para ejercitar la memoria. Y no solo se trata de juegos mentales, sino actividades cotidianas que no tenías idea que tenían estas propiedades.

Con el tiempo, puede que la memoria no sea la misma que la de antes. O quizás recordar la lista de compras o nombres nunca fue lo tuyo. Simplemente ver un número telefónico y poder recordarlo sería mágico.

Hay varias técnicas que sirven para mejorar la memoria. Algunas son tan sencillas y antiguas como las reglas mnemotécnicas. Pero hay otras que no son tan populares, pero pueden llegar a serlo en el futuro.

Caminar hacia atrás

Como por ejemplo, caminar hacia atrás. Investigadores de la Universidad de Roehampton, en Reino Unido, decidieron explotar este vínculo entre espacio y tiempo en nuestra mente. Y de esta forma diseñar un método que nos permita recordar eventos más fácilmente.

Gracias a una investigación descubrieron que el caminar hacia atrás ayuda a la mente a ir hacia atrás en el tiempo. Accediendo a recuerdos más fácilmente. También se demostró que cuando los humanos recordamos un evento del pasado, reconstruimos la experiencia en nuestra mente en orden inverso.

Dibujar

Otra de las opciones es dibujar para facilitar el recuerdo. En este caso nos vemos forzados a considerar las cosas en más detalle, y es este proceso más profundo el que nos ayuda a recordar. Incluso escribir una lista ayuda un poco.

Hacer ejercicio

Hacer algo de ejercicio, en el momento justo, es otro de los “trucos”. El ejercicio regular tiene un efecto general leve, pero cuando quieres aprender algo en particular, lo que ayuda, al parecer, es un poco de ejercicio intenso. Pero los investigadores creen que si lo hacemos en el momento justo, el beneficio para la memoria puede ser mayor.

No hacer nada

No hacer nada muchas veces es beneficioso para la memoria. Cuando a gente que sufría amnesia como resultado de un derrame cerebral se le dio una lista de 15 palabras para recordar. Luego se le dio otra tarea para hacer, 10 minutos más tarde solo podía recordar el 14% de la lista.

Pero cuando después de aprender la lista se sentaron en una habitación oscura sin hacer nada por 15 minutos, lograron recordar el 49%. Desde entonces, la misma técnica ha sido utilizada en varios estudios por la investigadora Michaela Dewar, de la Universidad Herriot Watt, en Reino Unido.

Dormir

Y finalmente, una de las opciones más usadas es descansar. Se cree que dormir ayuda a consolidar los recuerdos al repetir o reactivar la información que acabamos de aprender, y que el dormir no tiene por qué ocurrir por la noche.

Investigadores en Alemania descubrieron que cuando la gente debía aprender palabras en pares, podían recordar más después de dormir hasta 90 minutos. Lo mismo demostró la investigadora Elizabeth McDevitt y su equipo de la Universidad de California Riverside, en Estados Unidos.

Fuente: La Nación