Por qué se dice que “el coronavirus está acelerando la historia”

Por qué se dice que “el coronavirus está acelerando la historia”

Muchos cambios socio políticos se esperan a partir de la pandemia del coronavirus, que pueden influir en el curso de la historia.


Por qué se dice que "el coronavirus está acelerando la historia"
El exdiplomático estadounidense y autor Richard Haass dice que “el coronavirus está acelerando la historia”

“La historia no va cambiar su curso, sino que se va a acelerar”, así lo asegura el escritor norteamericano Richard Haass, con la experiencia que le dio haber sido diplomático y recorrer el mundo. Analizando las consecuencias de la pandemia del coronavirus, expone su teoría de que los cambios que ya se venían produciendo, tomarán un impulso y se suscitarán en un tiempo mucho menor a lo esperado.

 

“Después del fin de la Guerra Fría vimos la diseminación y el fortalecimiento de la democracia alrededor del mundo. Pero eso empezó a ralentizarse hace unos 15 años y una de mis preocupaciones es que muchos gobiernos van a utilizar esta crisis para fortalecer su poder y debilitar a la sociedad civil. Con esto se debilitarían también los controles democráticos en las sociedades y la democracia se volvería aún más frágil en esos países”, asegura.

El experto relaciona el “brexit” con un comienzo de la división de Europa entre el norte y el sur que se está gestando. “Lo que me preocupa es que esta crisis por el coronavirus absorberá una enorme cantidad de recursos desde lo económico hasta la atención que necesita prestársele.

 

Justo en el momento en que necesitamos enfocarnos en temas globales vamos a tener menos capacidad para hacerlo. Todos vamos a estar concentrados en lo que ocurre dentro de nuestras propias fronteras. Es una peligrosa combinación cuando los temas globales son cada vez más importantes, como lo hemos visto con la epidemia o el cambio climático”, dice.

 

 

 

Para Haass, esta no es la primera vez que un evento inesperado acelera el curso de la historia: se dio también con los atentados del 11-S o la crisis financiera de 2008. “Veo cómo toda la situación internacional se deteriora. Y ese es el paralelo: tras la Primera Guerra Mundial la situación global se puso progresivamente peor. No digo que vaya a ocurrir con seguridad, pero me preocupa que, a menos que cambiemos el curso, la dinámica, las cosas se pueden poner peores”, reflexiona.

 

Fuente: BBC