Por qué estás cansado todo el tiempo aunque duermas bien

205

Es común sentirse cansado aunque duermas bastantes horas y hagas ejercicio. Los culpables habituales de esa falta de energía son un sueño de baja calidad, un estrés elevado, una dieta de mala calidad y los hijos menores de 2 años (que, de alguna manera, contribuyen a todo lo anterior). En la mayoría de los casos, estos problemas son temporales y solucionables. Sin embargo, el cansancio o la fatiga también podrían ser un síntoma de un problema más grave. Echemos un vistazo a las posibles causas de tu cansancio para poder reducirlo y encontrar la forma de que tengas más energía.

¿Estás seguro de que duermes bien?

Lo primero que debes hacer es asegurarte de que estés durmiendo lo suficientemente bien. Las ocho horas de sueño recomendadas son solo una orientación: la cantidad perfecta de sueño varía de persona en persona. (De hecho, dormir demasiado puede ocasionar cansancio y otros problemas, al igual que dormir muy poco). Tu cantidad ideal de sueño también cambia a medida que envejeces.

Si quieres saber cuánto tiempo necesitas dormir, haz el experimento de desplazar la hora de acostarte hasta que te despiertes naturalmente justo antes de que suene el despertador. También puedes usar una aplicación como Sleepyti.me para calcular el mejor momento para quedarte dormido, según los ciclos de sueño. La teoría es que si te despiertas entre ciclos de sueño profundo en lugar de en mitad de uno, te sentirás más descansado y alerta en lugar de aturdido y malhumorado.

Por último, no basta con tener los ojos cerrados: es la calidad del sueño lo que importa. Si te despiertas constantemente o te pasas la noche dando vueltas, tu sueño se resiente sin importar cuántas horas pases dormido. Las personas que tienen apnea del sueño duermen mal debido a problemas respiratorios, pero muchas personas con la afección ni siquiera saben que la tienen. Aquí hay algunas cosas que puede hacer para controlar la calidad de tu sueño:

  • Las aplicaciones de seguimiento del sueño pueden ayudarte a descubrir qué tan bien estás durmiendo.
  • También puede practicar la higiene esencial del sueño (deshazte de los aparatos electrónicos después del anochecer, evita la cafeína y el alcohol, etc.) para garantizar un mejor descanso nocturno.
  • Y mantén tu horario de sueño todos los días (sí, incluidos los fines de semana).

No permitas que una mala dieta sabotee tu energía

Si dormir mal no es el problema, lo siguiente que debes mirar es tu dieta. Los alimentos son el combustible del cerebro, y por lo tanto te vuelven más o menos productivo dependiendo de lo que comas.

Algunas comidas te mantienen lleno durante horas, mientras que otras tienen más probabilidades de causar subidones de azúcar en un corto periodo de tiempo. La energía de los huevos y las naranjas, por ejemplo, te durará más que la energía de las galletas y los croissants. Así que, si te sientes cansado principalmente en ciertos momentos del día (por ejemplo, por la tarde) en lugar de todo el día, una mejor planificación de lo que comes puede ayudar.

Investigaciones recientes sugieren que las dietas altas en grasa pueden provocar somnolencia durante el día y un menor estado de alerta, por lo que se recomienda una dieta más equilibrada. Citando un estudio en la revista SLEEP, Science Daily explica:

Los resultados muestran que un mayor consumo de grasa se asocia con una mayor somnolencia durante el día, mientras que una mayor ingesta de carbohidratos se asocia con un mayor estado de alerta. No hay relación entre el consumo de proteínas y la somnolencia o el estado de alerta. Estos hallazgos son independientes del sexo, la edad y el índice de masa corporal, así como de la cantidad total de sueño y la ingesta calórica total.

Del mismo modo, otros estudios sugieren que hay que comer más carbohidratos naturales, sin procesar, incluso en el desayuno.

Por último, ¡no olvides beber suficiente agua todos los días! Y no te deshidrates ni arruines tu sueño con alcohol y cafeína.

Asegúrate de que nada te drene mentalmente

Si te sientes agotado, estresado, ansioso, deprimido o incluso aburrido, tu nivel de energía puede disminuir. ¿Has experimentado un cambio importante recientemente, como una mudanza, una ruptura o un nuevo trabajo? Eso puede drenarte tanto física como mentalmente.

La cura para esto depende de la causa, por supuesto. Si llevas tiempo sin sentirte bien (aproximadamente dos semanas), deberías consultar a un psicólogo.

Ve al médico

Ir al médico es una buena idea si el sueño, la dieta y las causas psicológicas de la fatiga no aplican. Además del estilo de vida, la fatiga puede ser un signo de un problema médico.

La Clínica Mayo enumera varias afecciones médicas que podrían estar detrás de tu cansancio, entre ellas la anemia (deficiencia de hierro), enfermedades del corazón, diabetes, problemas de tiroides y más. Incluso las alergias, la deficiencia de vitamina D o los medicamentos que tomas pueden estar drenando tu energía.

Un chequeo completo y un análisis de sangre de tu médico pueden ayudar a identificar por qué estás cansado y qué puede hacer al respecto. El NIH dice:

El patrón de la fatiga puede ayudar a tu médico a determinar su causa. Por ejemplo, si te despiertas descansado en la mañana pero desarrollas fatiga rápidamente con la actividad, puedes tener una afección como una tiroides poco activa. Por otro lado, si despiertas con un bajo nivel de energía y tienes una fatiga que dura todo el día, puede estar deprimido.

Si todo esto te tiene preocupado, no te preocupes. El NIH dice que la fatiga es un síntoma común y generalmente no se debe a una enfermedad grave. Solo recuerda ir a hacerte un chequeo y ajustar el sueño, el ejercicio, la relajación y los buenos hábitos de nutrición a un nivel saludable