Por primera vez, un equipo de mujeres argentinas competirá en el mundial del asado de Chile

Por primera vez, un equipo de mujeres argentinas competirá en el mundial del asado de Chile

Dos mujeres oriundas de Pueblo Esther, que en octubre del año pasado fue ascendido al rango de ciudad, junto a una cordobesa y una bonaerense, representarán al país en el Mundial del Asado a realizarse en Valdivia, Chile, entre el 12 y 13 de este mes. «Será el único equipo integrado por mujeres. Las cuatro tenemos distintas fortalezas. Por eso formamos un equipazo», dijo Mara Ottado, junto a Alicia Robledo, las santafecinas que se sumarán a la cordobesa y campeona nacional Silvia Bresso y a la bonaerense Sandra Honczar.

«A mí siempre me gustó… La parrilla y el fuego van conmigo desde siempre», agregó Mara. Precisó que «su fuerte» es el asado a la estaca, pero en Chile deberá cocinar de la forma tradicional. Sin embargo, confía mucho en el menú que hará con Alicia, su coterránea: costillar con chimichurri y salsa criolla, guarnición de papas rústicas, y de entrada empanadas salteñas.

En la competencia, que dura dos días, deben desempeñarse con diversas carnes. Pescado, cordero y pollo estarán a cargo de la campeona cordobesa y la chef bonaerense, aunque por supuesto, las cuatro trabajarán en equipo para todos los cortes.

«En la época en que el gaucho iba a trabajar, la mujer esperaba al marido con el fuego y el asado. Lo que pasa es que el asado después se hizo una particularidad del hombre, pero en realidad no es así. Esto es tradición, no es algo que debería llamar la atención», remarcó Mara.

Convocadas por la World Barbacue Association, dicen que la competencia «será un buen desafío para mejorar», después de cinco años de haber competido en toda clase de torneos nacionales. En el Mundial del Asado se evaluará el tamaño del costillar a la estaca que asen las competidoras, así como el color (que no esté quemado), el sabor –fundamentalmente-, que no esté invadido por especias.

«Pertenecemos al Centro Tradicionalista El Aparcero, de Pueblo Esther, donde se respira tradición, bailamos chacarera, volvemos a las raíces. Una vez nos convocaron a una competencia de asado a la estaca y me anoté con otra amiga el 9 de julio, cinco años atrás, éramos las únicas mujeres. Con Alicia nos conocimos en este Centro y empezamos a competir juntas hace dos años, y ya tenemos varios premios en nuestro haber», recordó Mara.

Alicia contó que ella misma organizó concursos de asadores y fue jurado muchas veces: «No es fácil largarse y hacer un costillar, se ve el nivel de los asadores que llevan años a comparación con los que recién comienzan. Se ve cuando está pasmado, se sella el costillar al quemarse por fuera de golpe y en el medio queda crudo».

Santafecinos exigentes

Ante una consulta, Mara reconoció que «los santafesinos somos muy exigentes con el asado: debe ser jugoso, color ámbar, no sangre, no seco, mientras que los jueces son internacionales (muchos de Estados Unidos) y ellos comen más » bloody» (sangriento, según la traducción más común) que nosotros, por lo que sabemos que hay un margen de jugoso con ellos que acá no nos permitiríamos», subrayó.

Admitieron que siendo el asado una tradición originariamente masculina en las competencias se presentan algunas situaciones irritantes. «En algunos concursos hacen diferencias, nos miran como diciendo ¿y estas? Y si nos conocen, si nos ven asando, se quieren ir porque les duele el orgullo que otras veces les hayamos ganado», agregó el equipo.

Para participar del mundial, Mara y Alicia, quienes parten este lunes hacia Chile, consiguieron ayuda del gobierno provincial y de la comuna de Pueblo Esther. Pero además crearon una rifa donde se sortea un costillar una picada y un premio sorpresa.

La Nación