Polémica en Francia por vacas perforadas para optimizar alimentación

Polémica en Francia por vacas perforadas para optimizar alimentación

Un grupo de defensa de los derechos animales en Francia denunció que en el sector de la ganadería industrial se vienen realizando métodos que vulneran todo tipo de principios éticos y que han reavivado el debate sobre el bienestar de estos animales y el control por parte de las autoridades.

Según La Vanguardia, la asociación animalista L214 publicó imágenes perturbadoras de vacas con un «ojo de buey» plástico quirúrgicamente insertado en su flanco.

El video, que se ha convertido en viral en redes sociales, muestra a un grupo de vacas siendo parte de un proyecto de investigación y donde se tiene el objetivo de optimizar y regular su alimentación.

"Ojo de buey" en el estómago de vacas despierta furia de activistas en Francia.

Conocidas como vacas con fístula o cánula, estos animales sufren una operación por la cual se les inserta una suerte de «ojo de buey» que puede ser abierto, permitiendo el acceso directo al más grande de sus cuatro estómagos.

Como se observa en las imágenes, el agujero tiene un seguro con un sello de goma grande y que resulta suficiente para que el encargado ingrese su mano y hasta su brazo.

"Ojo de buey" en el estómago de vacas despierta furia de activistas en Francia.

Además, los denunciantes indican que las personas a cargo tratan a los animales como unas máquinas y no tienen remordimiento alguno ante esta situación.

El grupo activista L214 publicó imágenes de un video que fue filmado en secreto entre febrero y mayo de este año en la granja experimental de la empresa de alimentación animal Sanders, en el noroeste de Francia.

Los activistas también reiteraron que no es la única granja que realiza estas prácticas. Existen laboratorios en países de Estados Unidos, Canadá o Suiza que tienden a aceptar el uso de cánulas.

Más allá de la reciente viralización de las vacas con fístulas en los lomos, la organización internacional defensora de los derechos de los animales PETA ya había denunciado la presencia de los mismos en 2016. Pero, además, se trata de una forma de intervención de rumiantes que, según el presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos, José Félix Lafaurie, tiene más de diez años en el ámbito científico y universitario, si bien no se ha implementado de forma común en los estudios de bovinos en Colombia.

Fuente: El tiempo