Nueva Zelanda: creen que una jornada laboral de cuatro días ayudaría a reactivar la economía

Nueva Zelanda: creen que una jornada laboral de cuatro días ayudaría a reactivar la economía

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern impulsa una jornada laboral de cuatro días para reactivar la economía dañada por la pandemia.

La economía de Nueva Zelanda se encuentra en una situación bastante complicada, ya que desde que apareció el coronavirus el aparato productivo del país entró en pausa, ocasionando grandes pérdidas en materia económica. Sumado a eso, las pequeñas empresas y los trabajadores independientes también se vieron afectados por la cuarentena dispuesta por el Gobierno para evitar la propagación del virus.

Sin embargo, las autoridades no quieren quedarse de brazos cruzados y ya empiezan a analizar opciones para reactivar el aparato productivo del país y así mejorar la economía. En ese sentido, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern impulsa una propuesta un tanto fuera de lo común. Se trata de una jornada laboral de cuatro días.

 
Nueva Zelanda: creen que una jornada laboral de cuatro días ayudaría a reactivar la economía
Nueva Zelanda: creen que una jornada laboral de cuatro días ayudaría a reactivar la economía

La idea surgió en una reunión con representantes del sector turístico del país. Según contó la Jacinda Ardern, este tipo de medidas requiere de un acuerdo entre el empleador y empleado, por lo que llamó a las empresas a analizar si se encuentran en condiciones de establecer una semana laboral de cuatro días.

 
Nueva Zelanda: creen que una jornada laboral de cuatro días ayudaría a reactivar la economía
Nueva Zelanda: creen que una jornada laboral de cuatro días ayudaría a reactivar la economía

La primera ministra de Nueva Zelanda cree que es una idea que podría funcionar y que podría ayudar al sector turístico del país mientras las fronteras siguen cerradas, pero con todas las medidas de prevención vigentes para evitar los contagios de coronavirus. Es preciso señalar que el turismo en Nueva Zelanda se ha visto fuertemente golpeado por la crisis económica desatada por la pandemia.

 

Fuente: El País