Más de 250 interesados en un casting para cine porno en Mendoza

Más de 250 interesados en un casting para cine porno en Mendoza

“Actor porno se busca”, pide un singular aviso clasificado que llamó la atención de muchos lectores. “Productores mendocinos”, arranca el anuncio, piden jóvenes mayores de 21 años para participar en producciones triple X que se filmarán en la provincia. “Enviar currículum y foto”, invita antes de dar el mail de contacto.

Los Andes habló con el productor encargado del casting, quien dio detalles del proyecto aunque prefirió mantener el anonimato, por “recomendación” y para preservar su otro trabajo, el formal, donde es empleado y que le da de comer.

“Creo que ya hubo un intento de producir porno en Mendoza, pero no funcionó. Nosotros somos los primeros que estamos apostando seriamente a esto, con la idea de que se expanda. Hemos hecho una fuerte inversión y vamos a filmar tres películas. Dos en locaciones en el Gran Mendoza y una más en las afueras”, detalla el por ahora, enigmático realizador.

La experiencia dice que en otras oportunidades se han utilizado falsos avisos clasificados para atraer a interesados que luego han terminado siendo engañados o, en casos extremos, víctimas de graves delitos. El productor admite que ese es el principal miedo que le transmiten los potenciales actores que se arriman por el casting, pero él trata de tranquilizarlos, darles garantías y sentencia: “Esto es un proyecto serio”.

Para despegarse de cualquier tipo de sospechas, el productor relata las complicaciones legales que se deben sortear antes de encender la cámara y gritar “acción”. Sostiene que “es complicado rodar” y divide los requisitos previos en dos: permisos de grabación y contratos con los actores y actrices. “En Mendoza hasta ahora no ha funcionado y quienes lo intentaron, invirtieron mal”, analiza.

Interesados 

Para sorpresa de los realizadores, la respuesta de aspirantes locales a actores y actrices porno ha sido grande: “Hemos recibido más de 250 mails y ya estamos entrevistando a muchos de ellos”, confirma entusiasmado.

Los requisitos para probar suerte en el mundo de entretenimiento para adultos no se pueden acotar a una sola lista. “Los gustos son muy diversos e intentamos abarcar todos”, explica el productor. Sin embargo, sí hay algo indispensable y excluyente para poder participar en películas triple X y es estar en buen estado físico.

“Antes de pensar en filmar, les pedimos a todos los que ha venido un chequeo médico completo que certifique que están aptos, libres de enfermedades y en condiciones de aguantar el desgaste físico que requiere esta actividad”, enumera el flamante empresario del porno.

Respecto a la duda que más se repite entre los interesados, el productor asegura que el tamaño del pene no es una exigencia estricta: “Digamos que un mínimo de 13 centímetros, pero la verdad es que muchas veces lo que más se valora en esta industria es la presencia del actor y su personalidad ante la cámara”.

La mayoría de los mendocinos que se han mostrado interesados, lo ha hecho, en principio, con timidez. “Nosotros nos tomamos el tiempo para responder todas las dudas y así transmitirles tranquilidad. Es lógico que haya interrogantes porque no es una actividad común, mucho menos en Mendoza”.

La primera entrevista

En solo tres días y en una lujosa oficina de un edificio céntrico, la productora ha realizado más de 70 entrevistas, que funcionan como un primer filtro para la segunda etapa: las pruebas ante las cámaras. “A muchos le sobra carisma pero les falta físico, o viceversa. No es sencillo encontrar personas con ambas cualidades”, asegura uno de los entrevistadores. Además, cuenta que algunas postulantes se desnudan antes de la primera pregunta: “Para evitar situaciones comprometidas o malos entendidos, siempre somos dos personas del equipo en cada entrevista”.

Daiana tiene 28 años, es de Luján, trabaja en un comercio y al ver el aviso pensó que su vida podría cambiar el rumbo. “Decidí venir al casting porque siempre he tenido curiosidad sobre este rubro, y últimamente como está la situación laboral, no he podido encontrar un trabajo bien remunerado. Creo que esto puede ser una posible solución”, cuenta a Los Andes.

Sobre la experiencia en su primera prueba, Daiana asegura que “fue muy buena. Se dirigieron siempre con respeto, sin obligarme a nada”. 

La postulante a actriz porno confiesa que esta es su primera experiencia: “No he filmado nunca una de estas producciones. La verdad es que no sé cómo sería, pero no pierdo nada con probar”.

Sobre la posible reacción de su familia la joven fue sincera: “Seguramente lo tomarán mal, pero por el momento espero que no se enteren. Y si algún día lo hacen espero tener mi vida ya resuelta. Igual nadie tiene que ser juzgada. Cada uno maneja su vida como puede y hay que entender la situación particular. Yo vivo para mí, no para lo que piense el resto”.

Seis pioneros

La productora pionera del porno en Mendoza tiene seis miembros, hay hombres y mujeres y algunos se conocen desde la infancia. Todos tiene trabajos formales, con bono de sueldo, pero no dudaron en encarar este proyecto cuando uno de ellos lo pensó y comenzó a reclutar inversores.

“No hay antecedentes de esto en Mendoza y muy pocos en el país. Nosotros lo vemos como una oportunidad de negocio. Hemos arriesgado mucho dinero, pero creemos que lo podemos recuperar y obtener buenas ganancias”, confesó.

Una de las preguntas que han tenido que responder los postulantes es sobre el casting y cómo se enteraron. Muchos respondieron que les llegó al WhatsApp una foto del aviso que salió en Los Andes.

“El anuncio llegó al grupo de mi trabajo. Nadie sabe que yo soy el que lo puso”, dijo entre risas uno de los asociados en el proyecto.

Ganancia en dólares 

El modelo de negocio en el que la productora mendocina intentará crecer (ya han realizado pruebas caseras que circulan en la web) es grabar y editar el material en la provincia, y luego vender el producto a páginas web que suben estos contenidos.

La ganancia es relativa, se toma en cuenta la calidad de la producción y luego las reproducciones del video, que marca el “rating” de la película. Así, mientras más visualizaciones mayor es la ganancia.  

Sobre el contrato de los actores, el productor destacó que el pago será en dólares. “Todo se pacta en un contrato. En un buen día, se pueden llevar 300 dólares por filmación”. Por lo general, aclara el mendocino, las grabaciones no superan el mes de rodaje.

De los cientos de aspirantes, solo seleccionarán unos 20 entre hombres y mujeres, de 21 a 30 años. “Igual vamos a armar un listado para futuras filmaciones”, asegura el nuevo cineasta.

Para comenzar a pisar fuerte dentro del porno local, los mendocinos buscaron asesoramiento en Buenos Aires, pero no encontraron una industria fuerte y experimentada. “Las producciones triple X no están muy desarrolladas ni siquiera en la Capital Federal”, aseguran.

“Por el momento preferimos no exponernos demasiado, no porque lo que estemos haciendo sea ilegal, sino porque aún hay muchos prejuicios que rodean a esta actividad. Sin embargo, nuestro principal objetivo ahora es afianzarnos como realizadores en Mendoza y luego expandirnos”, cierran entusiasmados.

Requisitos

– Ser mayor de 21 años.

– Poseer buen estado físico.

– Estar libre de ETS con certificado médico.

– Tener un pene mayor a 13 centímetros.