Los perros sí sonríen y esta es la explicación científica

Los perros sí sonríen y esta es la explicación científica

Un estudio lográ demostrar que los perros sonríen y su cuerpo reacciona a ella de una manera muy similar a la de los seres humanos.

 

Confirman que los perros sonríen (con explicación científica incluida)
Confirman que los perros sonríen (con explicación científica incluida)

Los perros son uno de los animales más elegidos para tener como mascotas debido a su gran compañía, fidelidad y conexión con sus dueños. Un estudio expresa que no solo sienten de una manera similar a la de los seres humanos, sino que también sonríen.

Es muy conocido el meme que muestra la imagen de un perro que con su boca realiza una mueca que se asemeja a una risa. Algunos piensan que la foto estaba modificada porque nos perros no sonríen.

 
Confirman que los perros sonríen (con explicación científica incluida)
Confirman que los perros sonríen (con explicación científica incluida)

Un estudio publicado en la revista Science, describe que los perros al igual que los seres humanos experimentan que sus niveles de oxitocina aumenten.

Es estudio describe que los perros “son los únicos animales que conocemos que pueden seguir y comprender con éxito los gestos humanos. Incluso los chimpancés, nuestros parientes más cercanos, no pueden seguir esta señal comunicativa tan bien”.

El gesto que se observa en los perros en su rostro es muy similar al de los seres humanos. Se observa que ellos producen una ampliación del ángulo de la boca, estirandolo de oreja a oreja y hasta en algunos casos muestran los dientes o retraen los labios.

Esto no sucede en cualquier momento sino en situaciones en se siente cómodamente o tras volver a ver a su dueño.

La investigación fue llevada a cabo por profesionales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y que a pesar de poder determinar que los perros sonríen, aún no sigue siendo complicado descifrar el procesamiento completo que lo genera.

Juliane Kaminski, psicóloga de la Universidad de Portsmouth en Reino Unido, encuentra una relación entre el gesto que hacen los perros y la actitud que tienen los seres humanos ante ello.

“Se asemeja a un movimiento que producimos cuando estamos tristes. Por lo tanto, desencadena esta respuesta de nutrición”, “Pero eso no significa necesariamente que los perros hayan aprendido a explotar eso”, dijo Kaminski.

Fuente: tn