Los gatos naranjas son especiales, así lo confirma la ciencia

Los gatos naranjas son especiales, así lo confirma la ciencia

Existe el convencimiento de que los gatos de color naranja son más amigables y cariñosos que los de otro color. Hay diversas encuestas a dueños que así lo sugieren, pero, ¿es así o se trata de un mito? Tiremos de ciencia para saberlo.

El gen responsable del color naranja está ligado al sexo, lo que resulta en una probabilidad mucho mayor de que un gato naranja sea macho que hembra. Ante el hecho de que los machos suelen ser más cariñosos que las hembras, ahí tenemos una evidencia.

Pero hay más. Científicos franceses, liderados por la bióloga Dominique Pontier, realizaron un estudio examinando la frecuencia de la variante del gen naranja entre las poblaciones de gatos y encontraron que estos mininos tan coloridos pueden diferir de otros gatos de varias maneras.

Más rurales que urbanos

Según publica Psychology Today, analizando 30 poblaciones de gatos en Francia y recogiendo datos de 56 a 491 gatos de cada población, los investigadores encontraron tres tendencias con respecto a los gatos naranjas.

Los gatos machos naranja pueden disfrutar de un mayor estatus social y, por lo tanto, del éxito reproductivo en lugares rurales

En primer lugar, detectaron que los gatos naranja son más comunes en las zonas rurales, menos densas, en comparación con los entornos urbanos.

Este hallazgo sugiere que los gatos naranja pueden disfrutar de un mayor éxito reproductivo en condiciones sociales particulares. Y es que en ambientes rurales, el sistema de apareamiento de los gatos es peculiar. Los gatos machos tienden a aparearse con múltiples hembras, mientras que las hembras tienden a aparearse con un solo macho. En los entornos urbanos, tanto los gatos hembras como los machos tienen múltiples compañeros.

En segundo lugar, los gatos anaranjados son menos comunes en las zonas con mayor riesgo de mortalidad. Este hallazgo indica que los gatos naranja pueden ser más propensos a tener conductas de riesgo que resulten en su fallecimiento.

Finalmente, los gatos naranja muestran un mayor dimorfismo sexual. Los machos anaranjados pesan más que los gatos de otros colores, mientras que, al contrario, las hembras anaranjadas pesan menos que las gatas de otras tonalidades.

Más riesgo de muerte en la ciudad

Los investigadores, tomando estos patrones, elaboraron una teoría que sugiere que, debido a las diferencias físicas y de comportamiento, los gatos naranja (los gatos machos en particular) pueden depender de una estrategia reproductiva diferente.

Los gatos machos naranja, debido a su estatus dominante y a sus personalidades audaces, se sienten más cómodos al acercarse a los humanos

Como son de mayor tamaño (y probablemente más agresivos, dados los vínculos previamente documentados entre el tamaño corporal de un gato macho y la agresión hacia otros gatos), los gatos machos naranja pueden disfrutar de un mayor estatus social y, por lo tanto, del éxito reproductivo en zonas rurales, donde las hembras normalmente sólo se aparean con un macho.

Sin embargo, en entornos urbanos, su estatus social puede no llevarlos tan lejos. En estos entornos densos, las gatas tienden a aparearse con muchos gatos machos. Como resultado, el éxito reproductivo depende de la competencia de esperma más que de la competencia física entre los gatos machos.

Por lo tanto, en un entorno urbano, la naturaleza competitiva de los gatos machos naranja puede aumentar su riesgo de muerte (por ejemplo, a través de peleas con gatos u otros animales), lo que reduce las proporciones de los gatos naranja. Esta idea se apoya en conclusiones anteriores de que los gatos machos más grandes son más dominantes y agresivos, lo que da lugar tanto a un mayor éxito reproductivo como a un mayor riesgo de mortalidad.

¿Son más cariñosos?

Aunque estas asociaciones de comportamiento basadas en el color pueden parecer extrañas, se encuentran en otros animales, como roedores y pájaros.

Toda esta teoría sugiere que, tal vez, los gatos machos naranja, debido a su estatus dominante y a sus personalidades audaces, se sienten más cómodos al acercarse a los humanos, que a menudo asustan a los gatos tímidos, por lo que aparecen como más cariñosos.