Los curiosos (y desconocidos) detalles detrás de la serie ALF

Los curiosos (y desconocidos) detalles detrás de la serie ALF

Algunos detalles desconocidos sobre la serie ALF que solo tuvo 102 episodios.

Volvemos a los 80 y vamos a hablar sobre una de las series y de los personajes más recordados por todos. Como todos sabemos, ALF era un extraterrestre pero pocas veces se dijo su verdadero nombre. ¿Cuál era? Gordon Shumway aunque le decían ALF porque son las iniciales de “Forma de vida extraterrestre” en inglés.

Pocos lo recuerdan, pero ALF nació un 28 de octubre de 1756 en el planeta Melmac, que tenía cielo verde, pasto azul y agua naranja. Fue a la secundaria durante 122 años y se destacó como aguatero del equipo de un deporte que se jugaba sobre hielo pero usando moluscos como pelotas. Estudió odontología y aseguraba que no era difícil ya que los habitantes de Melmac solo tenían 4 dientes.

El origen del querido personaje

Y claro, su frase de cabecera era “No hay problema”. Ahora bien. ¿Cómo llega ALF a la tierra? Huyendo de su planeta que estaba a punto de estallar ya que todos sus habitantes enchufaron el secador de pelo al mismo tiempo. Es así que viaja perdido por el espacio durante un año hasta que se encuentra con la señal de radio que lo lleva directo a la cochera de los Tanner.

La serie tuvo 4 temporadas y consistió en 102 episodios aunque el supuesto final había dejado un sabor amargo. ALF está por ser rescatado por sobrevivientes de Melmac pero en lugar de eso es capturado por la Fuerza de Tareas Extraterrestres. Esto fue así porque se estaba pensando en la quinta temporada, que finalmente fue dada de baja por falta de presupuesto.

Sin embargo hubo que esperar algunos años para conocer su verdadera suerte. Recién en la película de ALF de 1997 se muestra como es ayudado por 2 agentes a escapar de su exterminio. Pero los fanáticos la criticaron duramente ya que en ella apenas se hace mención a los Tanner, verdaderos protagonistas de las andanzas de ALF.

Los curiosos (y desconocidos) detalles detrás de la serie ALF
Los curiosos (y desconocidos) detalles detrás de la serie ALF

Lo que no se sabía sobre las grabaciones

Y si bien la serie fue recibida con alegría y pensada para los niños y toda la familia, la interna en el set de grabación era complicada. Todos confirmaron durante una entrevista con la revista People que había altos niveles de tensión en el set.

El padre de los Tanner, Max Wright, declaró que despreciaba apoyar a un “objeto inanimado técnicamente demandante” que recibía la mayoría de las buenas líneas de diálogo, admitiendo estar muy ansioso por terminar con ALF.

Uno de los actores secundarios contó sobre un momento en que Wright se había enloquecido y había atacado a ALF causando que los productores tuvieran que separar a Wright de la marioneta.

Mientras que la madre de los Tanner agregó que la última noche la grabación hubo una toma y Max salió del set, se fue a su camarín, tomó sus maletas, fue a su auto y desapareció. Es decir, que no hubo despedida. Al respecto agregó que no había alegría en el set, que era una pesadilla técnica, extremadamente lenta, ardiente y tediosa.

¿Por qué? Porque cada capítulo de 30 minutos tardaba 20 o 25 horas en filmarse. Esto era así porque ALF, la mayoría de las veces, era una marioneta que era manipulada por 4 productores.

Esta iba hasta el estómago del personaje ya que era únicamente lo que se veía de él. Sin embargo, tamban había un disfraz hecho para un humano que se usaba cuando ALF salía de la cocina y se lo podía ver de pies a cabeza.

Los curiosos (y desconocidos) detalles detrás de la serie ALF
Los curiosos (y desconocidos) detalles detrás de la serie ALF

Esto fue realizado por un actor que medía 83 centímetros y así fue como se realizó el intro de la primera temporada donde se puede ver a los integrantes de la familia posando para una foto y ALF se les une para formar parte de ella mostrando así su cuerpo completo..

Que lindas épocas esas en las que veíamos a ALF corriendo por la casa de los Tanner tratando de agarrar a Suertudo. Cosas de nuestra infancia, esas que nos quedan marcadas.