Los consejos de Harvard para comer menos y mejor sin hacer dieta

Los consejos de Harvard para comer menos y mejor sin hacer dieta

La cuarentena y el aislamiento hizo que muchos hicieran de los extremos una  forma de vida. Muchos se volcaron por completo a hacer ejercicio y llevar una vida sana. Otros, en cambio, pasaron a preocuparse poco por lo que comen y menos que menos, pensar en hacer ejercicio. Acá un aserie de consejos para evitar la dieta, y sentirte mejor con tu cuerpo, de otra forma.

Se tratan de trucos hechos y avalados por la Universidad de Harvard. Muchas celebrities de las redes ya lo están poniendo en práctica. Uno de estos consejos se trata de controlar las porciones para disfrutar de las comidas. Así es como debes incluir el tamaño de un pulgar en grasas, la palma en proteínas y ilimitada cantidad de verduras. En base a esto, aprender a cocinar mejor, con el porcentaje de nutrientes indicado.

 

“Analiza qué actividad realizas y qué necesita realmente tu cuerpo. Huye de las comidas copiosas o las súper raciones, no repitas, coloca todo de una vez en el plato y permanece sentada, así evitarás también comer con los ojos. No necesitamos comer tanto”, explican los nutricionistas. Aquí los consejos:

  • Tener cuidado con los alimentos que comiencen con “S”. La primera enemiga es la sal. También el azúcar (en inglés, ‘sugar’). Estos dos condimentos suelen estar por demás en alimentos ultraprocesados, y hacen de las comidas más apetitosas, resaltando los gustos, pero más dañinas.
  • Mirar el plato. La idea es que disfrutes de lo que estas comiendo sin distracciones. Deberías comer alejado del teléfono, la televisión o la computadora. Así tu atención estaría completamente en lo que ingieres. “Intenta hacer un ejercicio de respiración y/o de relajación antes de cada comida, te ayudará a comer de forma tranquila y anclarte al momento presente”, recomendó Ananda Ceballos, instructora del programa Mindful Eating Concious Living (MECL).
  • Escuchar al cuerpo. No todo lo que sientes como hambre lo es. Muchas veces confundimos las sensaciones y solo nos limitamos a ingerir alimentos. “En numerosas ocasiones nuestro cerebro confunde el hambre con la sed, con lo que si bebemos a lo largo del día tendremos menos ganas de ‘picoteo’ entre horas. Beber un vaso de agua antes de las comidas principales contribuye a saciarnos y a reducir la ingesta”, indican especialistas.

 Fuente: la100.cienradios.com