Muchas personas no pueden viajar en vuelos low-cost porque son demasiado altas o demasiado corpulentas, y directamente su cintura o sus rodillas no caben en los asientos. Si has experimentado la incomodidad de un vuelo barato, eso no es nada comparado los asientos para volar de pie para vuelos ultra low cost, presentados en la feria Aircraft Interiors Expo 2019 de Hambrugo.

Son una idea de la veterana empresa italiana Aviointeriors, que lleva 40 años diseñando asientos de pasajero para aviones. Se llaman Skyrider 3.0, y ya van por la tercera revisión, pero de momento ninguna compañía se ha atrevido a instalarlos en los aviones.

Técnicamente no viajas de pie, porque apoyas el trasero en una especie de sillón de bici, aunque el poco espacio para las rodillas te obliga a sentarte de pie. El espacio entre asiento y asiento es de solo 23 pulgadas, unos 58 centímetros.

Vuelos low cost

Gaetano Perugini, consejero ingeniero de Aviointeriors, explica en la web Honey Travel que estos asientos para volar de pie están pensados para vuelos de corto recorrido, de media hora o una hora de duración como máximo, y serían más baratos. El puente aéreo Madrid-Barcelona, por ejemplo…

También argumenta que la idea no es transportar a las personas como ganado, sino ofrecer a las compañías una opción para poder incluir varias clases de vuelo en un mismo avión, manteniendo el máximo número de plazas.

En los aviones convencionales, si quieren ofrecer el máximo número de plazas tienen que ser todas de clase turista, low cost, o como las llame cada compañía. Sin embargo, al instalar estos asientos para volar de pie Skyrider 3.0, que ocupan menos espacio, es posible instalar también asientos de clase Business o Primera Clase, sin reducir el número de plazas.

De momento ninguna aerolínea ha adquirido estos asientos para volar de pie, principalmente porque las normas lo impiden. Muchos aviones exigen que la separación mínima entre asientos sea de 28 pulgadas, y estos Skyrider 3.0 tienen una separación de 23 pulgadas.

Aunque, como afirma Gaetano Perugini, todo es  «sentarse y hablarlo con las compañías«. Teniendo en cuenta la obsesión por reducir costes, no nos extrañaría verlos instalados dentro de poco en algunas aerolíneas que todos conocemos…