Llevar objetos sueltos en el auto es más peligroso de lo que parece

Llevar objetos sueltos en el auto es más peligroso de lo que parece

Por más que parezca inofensivo un objeto pequeño, cuando se lo lleva suelto dentro del auto puede provocar mucho daño en el caso de un fuerte choque.

A la hora de cargar nuestro equipaje cuando estamos por realizar un viaje en auto, se presenta el problema de que no sabemos cómo acomodar todo lo que llevamos, que muchas veces suele ser más de lo necesario. Sin embargo cargamos de más por el famoso “por las dudas”.

Entonces si nos queda corto el baúl, recurrimos al espacio que nos queda en el interior del auto. Sin embargo, llevar objetos sueltos en el vehículo es mucho más peligroso de lo que pensamos, ante un choque o una frenada fuerte.

 
Las razones por las cuales es muy peligroso llevar objetos sueltos en el auto
Las razones por las cuales es muy peligroso llevar objetos sueltos en el auto

En un estudio realizado por la automotriz Volkswagen se llegó a la conclusión de que casi la mitad de los conductores de España, para ser más exactos, un 47% de ellos, lleva objetos sueltos en el interior del auto y solo uno de cada tres utiliza los  porta-objetos y las bandejas interiores.

Lo grave de esto, es que llevar objetos sueltos en el auto no solo dificulta la visión del conductor sino que además los convierte en auténticos proyectiles que pueden golpear y herir a los ocupantes en caso de un choque o una fuerte frenada.

 
Las razones por las cuales es muy peligroso llevar objetos sueltos en el auto
Las razones por las cuales es muy peligroso llevar objetos sueltos en el auto

No solo los objetos grandes son peligrosos, también lo son los pequeños como pueden ser una cartera, un juquete, un vaso térmico o un teléfono celular, ya que según explica la Dirección General de Tráfico de España multiplican su peso por 40 a una velocidad de 50 km/h.

Para ponerlo en ejemplo llevar un celular suelto en el auto se puede convertir en un proyectil de 85 kilos en el caso de una colisión circulando a solo 50 kilómetros por hora, y yendo a 90 km/h su peso aumenta a 275 kg. Convirtiéndolo sin dudas en algo mortal.

Algo aún más peligroso: un hombre se subió con un tobogán al techo de una camioneta mientras circulaba por la calle