Llegan al país modelos 4K con nuevas tecnologías

Llegan al país modelos 4K con nuevas tecnologías

Son los paneles de última generación OLEDy QLED. Todos suman procesadores poderosos y sistema operativo. Vienen en 55 y 65 pulgadas, y valen hasta $ 85.000.

Para los exquisitos, aquellos que no aceptan las imperfecciones o una merma de calidad en sus series o películas, hay televisores con nuevas funciones avanzadas. Esto es, modelos 4K UDH que incluyen las últimas tecnologías para representar colores más nítidos y negros más puros. Y gracias a un poderoso procesador de múltiples núcleos -que otorga una mayor velocidad de cálculo en tiempo real- permite lograr respuestas inmediatas al ejecutar aplicaciones o reproducir contenidos en streaming.

Hisense 65” (HLE6517RTUI)
Pantalla de 65" con una tasa de refresco de 600 Hz que elimina cualquier distorsión de imagen. En Smooth Motion Rate utiliza un algoritmo que crea fotográmas que se insertan en la imagen en movimiento para lograr mayor fluidez.
$ 85.000

Estas pantallas alcanzan una resolución de 8,3 millones de pixeles, cifra que se obtiene al multiplicar las 3.840 líneas horizontales por las 2.160 verticales. En estas regiones elevadas, todos los modelos son Smart TV, vienen con sistema operativo, admiten aplicaciones de otras empresas, poseen pantallas ultra finas y se pueden conectar por Bluetooth.

En esta categoría tope compiten equipos de 55 pulgadas como el QLED Samsung y el LG OLED B8 y otros de 65” como Hisense ULED, Sony XBR-65X856F y Philips 8500.

QLED Samsung. Pantalla de 55" QLED (3.840 por 2.160 píxeles). Su tecnología Q Engine, mediante IA, convierte cualquier imagen de baja resolución a 4K. El modo ambiente permite usar la TV como un cuadro.
$ 80.000

Una de las características del QLED Samsung es el Ambient Mode, que permite camuflar al televisor dentro de la habitación cuando la pantalla está inactiva. Para ello registra el diseño de fondo donde está colgado y crea una imagen mimética. Se lo puede personalizar con fotos, videos o cuadros célebres.

El LG OLED B8 apostó por Alpha 7, un procesador de 12 bits de diseño exclusivo que cuenta con cuatro núcleos de procesado (CPU), otras cuatro unidades de procesado gráfico (GPU) y su memoria DDR. El resultado: colores nítidos y profundos por una doble limpieza de imagen.

Mientras, el chip P5 de Philips viene con un algoritmo de procesado diseñado para efectuar un análisis minucioso de cinco variables: nitidez, color, contraste, movimiento y perfección de la fuente

LG OLED B8. OLED de 55 pulgadas (3.840 por 2.160 píxeles) con un ángulo de visión 178°. Sistema operativo webOS 4.0 y chip Alpha 7. Compatible con Dolby Vision y Advanced HDR, así como con HDR10 Pro.
$80.000

El Sony y el TLC vienen con sistema Android, lo que abre las puertas de unas 5 mil aplicaciones del catálogo Google Play. Mientras que Hisense integra el filtro Ultra Local Dimming que añade una serie de nano cristales que filtran la frecuencia de la luz y amplifican la intensidad de los colores.

Los paneles son la pieza clave en donde se concentra la tecnología de los televisores y establece la mayor diferencia técnica. En la actualidad, la evolución de los LED se divide en dos territorios: los OLED, cuyo principal ensamblador es LG y los QLED, cuyo referente es Samsung.

La traducción de OLED es diodo orgánico emisor de luz. Uno de los factores determinantes es que consigue tonos negros más puros. “OLED tiene pixeles auto luminosos, por lo que cada uno puede encenderse y apagarse de forma independiente. A eso se lo conoce como iluminación orgánica e implica que cada uno controla la luminosidad de acuerdo a la cantidad de corriente eléctrica. Además, estos pixeles producen su propia luz, lo que permite controlar el brillo individual, ahorrar capas y conseguir pantallas de grosores mínimos”, destaca Mariela Coda, senior marketing de LG Argentina.

QLED fue el término acuñado por Samsung para describir un sistema que agrega una película de puntos cuánticos al sandwich de capas LCD para conseguir un brillo superior. “Estas pantallas eliminan el riesgo de sufrir fallas de burn in, o modo fantasma, garantizando una larga durabilidad y calidad de imagen”, describe Juan Caride, director de Visual Displays de Samsung Argentina.

Philips 65PUG8513/77
Es de 65" (3.840 por 2.160), incluye sistema operativo Android. La tecnología Ambilight en tres lados, proyecta luz detrás del TV del mismo color del contenido. El procesador P5 mejora: nitidez, color, contraste, movimiento y perfección de la fuente.
$ 70.000

Muchos fabricantes escogen uno de estos paneles (QLED u OLED) para vestir sus pantallas y le agregan un tipo de HDR, un sistema operativo, un soporte de audio y un mando a distancia. El conjunto de las elecciones forma la identidad de la marca y sirve para establecer la diferencia con el resto de los competidores.

“La combinación de Nano Color con el panel IPS consigue nano partículas de un nanómetro que absorben interferencias de luz y mejora la pureza de los colores primarios. A diferencias de otros paneles que emplean partículas de entre 3 y 6 nanómetros, el Nano Color obtiene imágenes más nítidas y realistas con un mayor ángulo de visión”, detalla Bárbara Berman de Philips Vision & Sound.

TCL 65", P8M.
Llega a fin de año. Viene con sistema Android y está preparada para reconocer órdenes a través de Alexa o Google Assistant.

La otra tecnología puntera es la de alto rango dinámico (HDR) que va de la mano de la resolución 4K, ya que para disfrutarlo, se necesita un panel Ultra HD (2.160p). Esta innovación permite al televisor -si el contenido acompaña- reproducir una gama dinámica más amplia, consiguiendo recuperar más información tanto en las zonas oscuras como en las más iluminadas.

En este escalón, batallan dos normas. La implementación más ambiciosa de HDR es Dolby Vision ya que contempla una reproducción del color con una profundidad de hasta 12 bits y un nivel de brillo de 10.000 nits. La otra es HDR10, un estándar abierto que puede utilizarse sin pagar derechos de licencia y que tiene el apoyo mayoritario de la industria.

Fuente: Clarin