La OMS advierte que Europa aún está «en el ojo de la tormenta» del coronavirus mientras algunos países empiezan a levantar las restricciones

La OMS advierte que Europa aún está «en el ojo de la tormenta» del coronavirus mientras algunos países empiezan a levantar las restricciones

Debido a la complejidad de la pandemia, «no hay una vía rápida para volver a la normalidad», señaló el director regional de la organización, Hans Kluge.

A medida que algunos países europeos están levantando algunas de las restricciones tomadas para hacer frente al nuevo coronavirus, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió este jueves que Europa todavía está en el «ojo de la tormenta» de la pandemia, donde se contabilizan más de 84.000 fallecidos a causa del covid-19.

En el continente europeo los casos de contagio se han duplicado en los últimos diez días, representando cerca de la mitad del total de infecciones confirmadas a nivel mundial, señaló el director regional para Europa de la OMS, Hans Kluge, durante una rueda de prensa en línea.

Kluge afirmó que Europa sigue «en el ojo de la tormenta», al mismo tiempo que exigió «solidaridad entre países». «El covid-19 es implacable y ha demostrado la capacidad de abrumar incluso a los sistemas de salud más fuertes», declaró.

«No hay una vía rápida»

Sus declaraciones se producen después de que varios gobiernos europeos decidieran empezar a suavizar las restricciones de movilidad. Tal es el caso de Dinamarca, que ya ha reabierto algunas escuelas, y Austria, que está permitiendo gradualmente la apertura de algunos negocios no esenciales.

De igual manera, la canciller alemana Angela Merkel presentó esta semana un plan que permita la salida de su país del régimen de aislamiento domiciliario impuesto por el brote del nuevo coronavirus. Se espera que algunas tiendas y peluquerías reanuden próximamente su actividad.

En el mismo contexto, el Gobierno de Suiza prepara un plan para relajar las medidas de distanciamiento social en su territorio, recoge Reuters.

«Al considerar la transición, debemos reconocer que no hay victorias rápidas. La complejidad y la incertidumbre están por delante. No hay una vía rápida para volver a la normalidad», subrayó Kluge.