La foto horrenda que siempre le piden autografiar, sus sobornos a los DJ’s y una mentira que lo persigue: la historia desconocida de Kevin Bacon

La foto horrenda que siempre le piden autografiar, sus sobornos a los DJ’s y una mentira que lo persigue: la historia desconocida de Kevin Bacon

Saltó a la fama con “Footloose” pero le dio un giro a su carrera que, tras “Mystic River” y “JFK”, lo convirtieron en una de las estrellas más aclamadas de Hollywood. Pero hay aspectos de su vida que pocos conocen

Kevin Bacon ocupa un lugar único en la cultura pop. El aclamado y prolífico actor de cine y televisión que ha estado trabajando regularmente desde finales de los 70, decidió no seguir el camino de otros rompecorazones adolescentes. Así que reinventó su carrera a principios de los 90 y, como resultado, terminó en algunas de las películas más emblemáticas de las últimas décadas. Su camino por el séptimo arte está plagado de éxitos como “Sleepers (Los hijos de la calle)”, “Mystic River”, “JFK” y “Apollo 13”. Pero sus triunfos como actor no son lo que hace al nacido en Filadelfia una figura tan interesante en la industria. Es intrépido en su elección de papeles, a menudo arriesgado con personajes que otros actores de alto perfil no se acercarían.

En una reciente entrevista con NME a través de Zoom, el actor de 62 años se mostró tan animado e interesado en su trabajo como un novato. Incluso después de 94 papeles, un Globo de Oro y su propia estrella en el Paseo de la Fama, los fuegos artificiales todavía arden para él en su incansable búsqueda de nuevas emociones: “Realmente se trata del papel, el director y el guión”, afirmó. “Se trata de la oportunidad de seguir haciendo lo que he aprendido a hacer a lo largo de los años”.

Después de bailar su camino a la fama en el clásico adolescente de los 80 “Footloose”, Bacon pasó las siguientes tres décadas forjando una reputación como uno de los actores de personajes más confiables del cine. Se niega a estar limitado a una sola búsqueda creativa y tiene una banda con su hermano desde los años 90. Más recientemente, ha estado trabajando en televisión y cortometrajes, pero su último trabajo marcó su gran regreso a Hollywood. Se reunió con el director David Koepp por primera vez desde “Stir of Echoes” (1999) con “You Should Have Left”, thriller psicológico hecho a medida para la era de la pandemia.

Los actores a menudo hacen todo lo posible para sumergirse en sus roles. Hay historias, por ejemplo, de Tom Holland que se infiltró en una escuela secundaria de la ciudad de Nueva York antes de filmar “Spider-Man: Far from Home” de 2019, y Halle Berry visitando un callejón adictos al crack real para su papel en “Jungle Fever” de 1991. En el caso de la preparación de Kevin Bacon para su papel protagónico en el exitoso musical “Footloose” de 1984, el actor contó que un solo día de investigación como un falso estudiante tuvo un gran impacto en su actuación.

En declaraciones a HuffPost en 2014, Bacon contó que pasó un día de incógnito en una escuela secundaria de Provo, Utah, para preparar su icónico personaje de Ren McCormack, y afirmó que tuvo un “efecto muy, muy profundo” en su trabajo. En el lapso de un día, Bacon se convirtió en blanco de acoso escolar. “Fue un día aterrador”, recordó el actor. “Se burlaban de mi corbata, se burlaban de mi cabello, se burlaban de todo”. Además de relatar cuánto lo intimidaron, el intérprete dijo que uno de los alumnos se sintió mal por él y lo tomó bajo su protección. Solo el director de la escuela conocía el experimento del actor.

El secreto más vergonzoso

Kevin Bacon repitió la famosa escena de "Footloose" para el programa de Jimmy FallonKevin Bacon repitió la famosa escena de «Footloose» para el programa de Jimmy Fallon

El musical ochentoso supuso el gran lanzamiento de la carrera de Bacon y Sarah Jessica Parker, pero el actor reveló tiempo atrás un secreto que llevaba años guardando. Para interpretar el papel de un joven de Chicago que se traslada a un pueblo y convence a sus compañeros de reivindicar el derecho a disfrutar de la música y el baile prohibidos por las autoridades locales, el actor necesitó la ayuda de cuatro dobles: un bailarín, un experto en escenas de acción y dos gimnastas.

“Allí estábamos los cinco con el mismo estúpido vestuario y yo me sentía fatal porque no era capaz de hacer las escenas solo. Por aquel entonces, yo empezaba. Solo era conocido en Broadway y estaba furioso conmigo mismo. Fue como si fuera un bateador novato al que cambian en medio del primer partido de la liga. Nadie quiere ser el tipo al que sacan porque no lo puede hacer”, decía en una entrevista años atrás. Aunque Bacon es muy crítico con su trabajo en la película que lo llevó a la fama, no necesitó ayuda para las coreografías más difíciles ya que algunos de los pasos más míticos del filme los consiguió a base de ensayar muy duro con un entrenador. Además, “Footloose” fue un éxito total de taquilla, consiguiendo multiplicar por diez los ocho millones de presupuesto inicial.

Kevin, que logró arrebatarle el papel a Bon Jovi en la audición, reveló que desde el estudio le pidieron guardar el secreto. “Cuando se estrenó la película el estudio me pidió que no mencionara el tema de los dobles ante la prensa. Y yo pensé: ¡Están locos! Nadie va a creer que el que baila soy yo.”

Se reinventó a sí mismo

Kevin Bacon, Tom Hanks y Bill Paxton en "Apollo 13" (Shutterstock)
Kevin Bacon, Tom Hanks y Bill Paxton en «Apollo 13» (Shutterstock)

A mediados de los 80, Kevin Bacon parecía estar en camino de convertirse en uno de los nombres indiscutidos de Hollywood. Pero eso no es lo que pasó. Hablando con el semanario musicial NME en octubre de 2020, Bacon dijo que estaba en “la cima de la montaña en Hollywood con ‘Footloose’”, pero que después del suceso de dicha producción las cosas no salieron bien para él. Lo que siguió fue una serie de papeles principales, pero en gran parte fueron fracasos como “Quicksilver” de 1986 y la comedia romántica de 1991 “He Said, She Said”. Golpeado por estas decepciones, Bacon decidió que era hora de mirar su carrera de manera diferente.

“La gente decía: ‘¡Guau, nunca pensé que te vería hacer eso!’”, dijo Bacon a NME. “Por supuesto, para mí y para la gente que realmente me conocía no fue una sorpresa … He estado haciendo personajes locos y poco convencionales durante mucho tiempo. Pero para la industria general de Hollywood, eso fue un cosa nueva».

Fuente. Infobae