La cuarentena salva a las abejas: las flores silvestres inundan las ciudades de todo el mundo

La cuarentena salva a las abejas: las flores silvestres inundan las ciudades de todo el mundo

¿Será el año en el que salvaremos a las abejas? Si es así, lo habrá conseguido el COVID-19 y el confinamiento para combatirlo.

Las medidas restrictivas que, entre otras cosas, han reducido enormemente el tráfico y la contaminación a nivel mundial, también le ha dado vida a las flores silvestres, ayudando de alguna manera a restaurar los delicados ecosistemas vegetales urbanos, con un tímido retorno de las abejas.

Ahora, las flores silvestres y la disminución de las poblaciones de abejas podrían comenzar a recuperarse durante el encierro impuesto por el coronavirus, porque ahora, en casi todas las ciudades, se permite que las plantas silvestres de todo tipo crezcan sin ser molestadas por los bordes de las carreteras y aceras.

Según la mayor organización europea de conservación de plantas silvestres, la Plantlife, los bordes de las carreteras son, de hecho, el último refugio de muchas especies de plantas que han sido devastadas por la conversión de los terrenos naturales en tierras agrícolas y complejos residenciales. Estos estrechos pastizales pueden albergar 700 especies de flores silvestres, publica Ecoinventos.

En los últimos años, explica el botánico de Plantlife Trevor Dines, los ayuntamientos han adoptado políticas demasiado impacientes que cortan las flores antes de que maduren. Pero los recortes, debidos a la crisis de Covid-19, fueron de los primeros en reducirse o incluso suspender los servicios en algunos países. Y los ecosistemas vegetales urbanos ya han comenzado a recuperarse.

Todo esto también beneficia a las poblaciones de abejas, mariposas, pájaros, murciélagos y todos los insectos que dependen de las plantas silvestres para su supervivencia.

El simple hecho de dejar que muchas de nuestras plantas florezcan de nuevo puede ofrecer polen y néctar a las abejas en un intercambio de amor. Por otro lado, alrededor del 80% de las plantas utilizan la ayuda de insectos u otros animales para transportar los granos de polen de la parte masculina a la parte femenina de la planta.

Por lo tanto, en tiempos de coronavirus, la naturaleza ha estado recuperando sus espacios. Y es maravilloso darse cuenta de lo poco que se necesitaría para dejarlo imperturbable y vivir en armonía con el planeta que habitamos.