La abuela de Tinder: tiene 83 años, es divorciada y concretó más de 50 citas

La abuela de Tinder: tiene 83 años, es divorciada y concretó más de 50 citas

Hattie Retroage tiene 83 años, dos hijos y dos nietos, y está divorciada hace bastante por lo cual decidió inspeccionar en las nuevas tecnologías y dar con su pareja ideal. 

Lejos de encerrarse, aprovechó Tinder para conocer chicos y encontrar al verdadero amor de su vida ya que su condición de abuela no le impide querer disfrutar la vida al máximo y no teme en encarar los nuevos formatos para hacer su deseo realidad. 

Y encima de arriesgada…¡la rompió! La abuela tiene mucho éxito en esta conocida aplicación de citas: mantuvo cincuenta encuentros con hombres y, entre ellos, uno de 19 años. Al respecto, explicó: “El objetivo de mi vida es cambiar la visión horrible y decrépita del envejecimiento, y convertirla en algo emocionante”. 

Actitud, glamour y mucho brillo, esas son algunas de sus armas de seducción: “Hago el amor con muchos hombres, lo hago muy bien, pero ninguno ha dicho: ‘Te quiero para mi vida’. Eso es buenísimo… solo quiero aventura y pasión”, aclaró Hattie. 

Estuvo casada durante veinticinco años, fue bailarina y tuvo una vida hermosa pero a principios de este año, la soledad la llevó directo a Tinder y a buscar su alma gemela en Nueva York, cuidad donde vive en Estados Unidos. 

Su perfil, claro y contundente, no da lugar a dudas: “Fascinante belleza de avanzada edad busca un estable y joven amante para una vida llena de aventura y pasión. No pro-Trump ni ‘jugadores’”, aclara la abuela que la rompe en las redes. 

Con respecto a las condiciones, no hay dudas de que Hattie sabe lo que quiere: “Les digo de antemano que tengo que reunirme con ellos para ver si hay química. Entonces salimos a tomar un trago, y si la química es correcta, vamos a mi departamento. Sino, cada uno se va por su lado”, contó sin prejuicios. 

Aunque su hija la apoya y le parece fascinante que su mamá tome esa actitud tan proactiva con la vida, parece que a su hijo no le hace mucha gracia aunque respeta la decisión firme de su mamá de volver a encontrar el amor, o por lo menos intentar divertirse mucho.