Fin del dilema: ¿Quién domesticó a quién: el perro al hombre o viceversa?

Fin del dilema: ¿Quién domesticó a quién: el perro al hombre o viceversa?

Un estudio sobre humanos y mascotas, intenta explicar cómo es la relación perro – dueño.

El Centro Científico de California está empezando a dar a conocer sus resultados en una exhibición llamada “Dogs! A Science Tail”.

“Esto no es simplemente algo sobre los perros y la ciencia. Es sobre cómo tanto perros como humanos son animales sociales. Y cómo perros y humanos han evolucionado juntos a lo largo de miles de años. Y del hecho de que, como somos ambos animales sociales, aprendimos a hacer las cosas juntos”, afirmó Jeffrey Rudolph, presidente del centro que trabajó años para sacar adelante esta muestra.

En la muestra hay una réplica de un hidrante junto a un botón que uno puede apretar para oler lo que huelen los perros.

“Nosotros sólo olemos el orín”, expresó Rudolph entre risas. “Un perro puede decir qué perro anduvo por allí, a qué hora e incluso en qué dirección iba”.

“Tienen una enorme capacidad de recibir información”, agregó Rudolph, incluidos 300 millones de receptores sensoriales en sus hocicos, comparado con los 6 millones de los humanos.

Otra parada permite a la gente ver cómo ven los perros (no distinguen bien los colores, pero perciben el movimiento mejor que nosotros).

“Si tu miras a un perro a los ojos, el perro te va a mirar a ti y tú produces oxytocina”, dijo Diane Perlov, vicepresidenta del centro, aludiendo a lo que se conoce como la hormona del amor debido a los sentimientos que inspiran en los humanos. “Y, el perro produce oxytocina en su propio cuerpo por verte a ti. Es un cariño mutuo”, agregó.

Saben que los perros vienen de los lobos y que lobos y seres humanos entablaron contacto hace más de 10.000 años, de acuerdo con Perlov, quien es antropólogo.

Los lobos y los seres humanos se dieron pronto cuenta de que el otro era buen cazador y buscador de comida. “Es ese vínculo social y nuestra capacidad de comunicarnos con ellos, junto con nuestra capacidad de comprendernos mutuamente, lo que forma la base de nuestra relación”, dijo Perlov.